El mito de la palabra clave y su densidad