GoodNotes, la app que transforma tu iPad en un “cuaderno de cuadernos”

Como ya sabréis muchos de vosotros, el iPad se está convirtiendo poco a poco en una de mis herramientas de trabajo principales, aunque no única. Así que hoy os quiero hablar de GoodNotes, una app con la que escribo algunos de los artículos que leéis en mi blog (como la serie de posts sobre el #EBE2016) y en otros lugares en los que escribo. Os aseguro que vais a quedar fascinados, no os lo perdáis. Continue reading

Mis aplicaciones de trabajo esenciales en el iPad

Poco a poco, el iPad se está convirtiendo en mi herramienta de trabajo principal aunque, todo sea dicho, la transición hacia la “era post-pc”, tal y como la denominó Steve Jobs, no está siendo un camino fácil, sino que requiere empeño y decisión. Hoy os contaré cómo esta siendo esa transición, y lo haré a través de las aplicaciones – herramientas que la están haciendo posible. Continue reading

Cómo agregar el icono de una web a la pantalla de inicio de tu iPhone o iPad

agregar icono a la pantalla de inicio iPhone

Seguro que existen algunas páginas web que visitas con mucha frecuencia, varias veces a la semana e incluso varias veces en un mismo día. Para evitar tener que entrar en el navegador y comenzar a teclear cada vez que quieras visitar esa web, puedes agregar un icono a la pantalla de inicio de tu iPhone o iPad, como si se tratase de cualquier otra aplicación, sólo que en este caso será un acceso directo. Con un sólo toque entrarás en la web que te interesa. Si no sabes cómo hacerlo sigue leyendo y verás que es súper sencillo. Continue reading

iPhone 6 y Apple Watch, ¿más de lo mismo o novedad?

Esta semana ha sido una semana muy especial para los amantes de la tecnología en general pero especialmente para los incondicionales o simplemente usuarios de Apple. Seguramente muchos de vosotros conoceréis de mi “pasión” (y lo pongo entre comillas porque si hay que criticar, critico) por los productos de la manzana y muy especialmente por las tremendas posibilidades que siempre le he visto al iPad en determinados sectores como la comunicación y la educación; y también sabréis la rabia que me da que en España andemos tan atrasados en este campo. En fin, hoy hago una excepción y os voy a hablar sobre los nuevos iPhone 6 y iPhone 6 Plus, mis impresiones, y un poquito, solo un poquito, del recién presentado Apple Watch. Nada de especificaciones técnicas ni nada parecido, para eso ya está la web de la compañía o el fabuloso blog Applelizados donde podéis encontrar toda la información necesaria y más.

iPhone 6

iPhone 6

Qué significan el iPhone 6 y el Apple Watch

Aprovechando la entrevista que ayer me hizo el periodista Quim Esteban para el programa de Radio Intereconomía “Interdencia” en calidad de redactor-jefe de Applelizados, y que si os apetece podéis escuchar bajo estas líneas, os diré que sin lugar a dudas, de las novedades presentadas por Apple el pasado martes 9 de septiembre, me quedo con el iPhone 6 digamos que como concepto, es decir, que me da igual si hablamos de 4,7 o 5,5 pulgadas, del iPhone 6 o del iPhone 6 Plus. La razón, como podréis deducir muy pronto de este post, no es otra que la utilidad.

iPhone 6 y iPhone 6 Plus

Apple ha dado un salto enorme con el nuevo iPhone 6. Me explico. No hablo de características técnicas y funciones pues en este aspecto los iPhone 6 son evolucionistas (algo más de potencia, algo más de batería, algo más de resolución en su pantalla, algo más de pantalla, algo más delgado, en definitiva, algo “más mejor” y con algunas nuevas características ya existentes en otras marcas como el NFC). Tal vez no haya nada de revolucionario, de innovador en el dispositivo en sí (de hecho no lo hay y hablar de revolución creo que sería un error) pero para la compañía supone un importante cambio parcial de filosofía algo que, desde mi punto de vista, es totalmente positivo, y los que me seguís en Applelizados sabéis muy bien que en este aspecto siempre he sido crítico con Apple.

Los de Cupertino han hecho ahora lo que debían haber hecho hace un par de años: dar al usuario lo que el usuario quiere (todo matizado). Y lo que el usuario quiere es una pantalla de mayor tamaño en un dispositivo iOS. Lo estábamos pidiendo a gritos y una compañía que vive de lo que vende no puede mirar a otro lado cuando el usuario, de forma masiva, le pide algo. Ya está. No creo que haya mucho más que discutir al respecto salvo sobre los gustos de cada uno en lo que a tamaño de pantalla se refiere. De hecho los primeros modelos en agotarse han sido precisamente los de 5,5 pulgadas, el llamado iPhone 6 Plus y ésto, y más aún teniendo en cuenta que hablamos ya de los modelos de mayor precio, me acaba por dar la razón.

iPhone 6

iPhone 6

Junto a ello, Apple ha emprendido una estrategia de marketing fundamentalmente positiva para sus ventas, pero también positiva para el usuario. Y aquí es donde su filosofía es de nuevo modificada, siempre parcialmente, pero de forma muy positiva a mi gusto: mantiene el precio del modelo básico, el iPhone 6 de 16 GB, a la vez que, al desaparecer cualquier rastro de un modelo de 32 GB, da el salto al iPhone 6 de 64 GB y 128 GB, los cuáles han bajado 100€ respecto a la generación anterior. Aunque todo ésto, claro está, tiene una explicación.

A partir de aquí Apple mantiene su esencia que, desde mi humilde punto de vista, no es otra que la fusión entre la belleza del arte y la tecnología (por eso en la compañía de la manzana entrar a formar parte personalidades como Marc Newson), en un ecosistema, iOS y OS X, que te hace las cosas mucho más sencillas, y hablo por experiencia. Tal vez muchos penséis que exagero pero no es así. Nada ni nadie es perfecto, tampoco Apple, ni el iPhone, ni el iPad, ni el Mac, ni iOS, ni OS X ni nada de nada pero, con todo lo que queda por delante, están un paso más cerca que el resto.

Y qué pasa con el Apple Watch

Pues si antes os decía que “me quedo con el iPhone 6“, es porque el Apple Watch no me ha llegado a calar. Me explico nuevamente. Apple ha permanecido durante un par de años como un “Gran Hermano” observador, ha visto qué hacía la competencia y ha visto, sobre todo, si este nuevo segmento de los wearables calaría entre los usuarios o no sería más que una moda pasajera. A partir de ahí ha creado un dispositivo que, a falta aún de conocer muchos, muchísimos y esenciales detalles, algunos tan importantes como su capacidad o su autonomía en términos de duración de batería, es cuanto menos, algo superior al resto. Por dentro y por fuera y cuyo precio, a pesar de los “temores”, no resulta demasiado por encima de su competidor más semejante, el Samsung Galaxy Gear S (49$ más).

Ahora bien, el Apple Watch sólo sería realmente innovador y revolucionario si fuera independiente, es decir, que si a mi se me olvida el iPhone en casa, por ejemplo, pueda continuar recibiendo mensajes, llamadas, notificaciones, etcétera en el Apple Watch. Mientras eso no ocurra, tal y como afirmaba Steve Wozniak aquí, los wearables son intermediarios para tu smartphone, pero son una pieza adicional y necesitan ofrecer ventajas especiales que un teléfono inteligente no tiene.

En definitiva, se trata de una mera cuestión de concepto es decir, Apple Watch no hace menos que cualquier otro smartwatch, pero si hace algunas cosas más, y mejor, y con un diseño y variedad de modelos (34) exquisito. Tal vez no te resulte útil ni necesario (útil útil, lo que se dice útil y necesario, actualmente no es un smartwatch) pero tal vez quieras llevarlo en la muñeca como llevas otro reloj pero con funciones adicionales.

Comparación Apple Watch y otros smartwatches | REUTERS

Comparación Apple Watch y otros smartwatches | REUTERS

MÁS INFO: Apple | Applelizados

La educación del siglo XXI en 1988, por Isaac Asimov

Hace unos días, y gracias a la fantástica red social profesional que es LinkedIN, tuve la ocasión de comenzar un interesante curso sobre educación desarrollado por Miguel del Portillo y Benotac (cadena de distribución oficial de productos Apple). El curso en cuestión se denomina La educación del siglo XXI y puede seguirse de forma totalmente gratuita a través de la plataforma iTunes U disponible para iPad. Los objetivos del curso quedan meridianamente claros y expuestos desde el comienzo, explicar “qué está pasando en el mundo de la educación, hacia donde va y por qué el iPad está siendo la herramienta que revolucionará el proceso de enseñanza y aprendizaje“, y eso es lo que me cautivó y me animó a seguirlo, pero no os quedéis por favor sólo con que se trate de un curso sobre iPad, no es así, lo realmente importante es la esencia.

Así vislumbró Isaac Asimov la educación del siglo XXI

Nada más comenzar este curso, y entre los diferentes contenidos que ofrece, encontré un vídeo que me sorprendió enormemente no por lo que dice su protagonista, si no por el momento en que lo dice. Hace casi 30 años, en 1988 y en el programa de televisión “El Mundo de las Ideas”, de Bill Moyers,  Isaac Asimov tenía una visión clara del camino que debía seguir la educación del futuro y lo más sorprendente es que, cuando apenas habían nacido los ordenadores personales e internet era poco menos que una ilusión desconocida, Asimov acertó de lleno.

Una vez que tengamos sistemas -de ordenadores- en cada hogar, cada una de ellas “colgadas” a enormes bibliotecas donde cualquiera pueda realizar cualquier pregunta y que se le den las respuestas, y que se le brinde el material de referencia […] y puedes hacer un seguimiento y lo puedes hacer en tu propia casa, a tu velocidad, en tu dirección ¡a tu propio tiempo! ¡En ese entonces, todo el mundo disfrutará el aprender.

Preguntado por el argumento, muy extendido en aquellos tiempos, de que “las máquinas deshumanizan el aprendizaje, Isaac Asimov es rotundo: “¡Bueno, es que de hecho, la situación es la opuesta!” pues a través de ellas y por primera vez existirá una “relación de uno a uno entre la fuente de información y el consumidor de información”

Isaac Asimov durante la entrevista

Isaac Asimov durante la entrevista

Y “qué pasa si yo sólo quiero aprender sobre béisbol”, pregunta el entrevistador, como sugiriendo que esa educación del futuro que promulga Asaac Asimov podría no atender para muchas personas los contenidos esenciales y centrarse en asunto de escasa importancia:

Aprende todo lo que quieres acerca del béisbol, porque cuanto más aprendes sobre béisbol, más te verás interesado en las matemáticas para intentar averiguar qué quieren decir con esos promedios de carreras y promedios de bateos, ¡y tal vez entonces te interesarás más en las matemáticas que en el béisbol, si sigues tu propia veta,y nadie te lo impone!

Os recomiendo enormemente dedicar menos de cuatro minutos de vuestro tiempo a este vídeo, toda una revelación de por dónde debe caminar la educación, anunciado hace décadas, pero que aún no ha concluido.

Para acceder la curso La educación del siglo XXI debéis hacerlo desde vuestro iPad pulsando aquí o bien entrando desde vuestro iPad a iTunes U y desde la biblioteca, pinchando sobre el el botón “+” e inscribirse a un curso, os pedirá un código y deberéis introducir ELM-EX5-MSD.

AGRADECIMIENTOS: S Oliwa, por haber compartido este vídeo en YouTube; a Emisores, por haber realizado la transcripción del mismo; y a Miguel del Portillo Fontán y Benotac por este genial curso.

Producción y consumo de información: “en cualquier lugar, en cualquier momento”

El papel deja paso a los píxeles
El papel deja paso a los píxeles

El papel deja paso a los píxeles

    Muchas son las transformaciones que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han provocado en la profesión periodística: cambios en las redacciones, cambios en el propio ejercicio de la profesión, cambios en las relaciones periodista-usuario, cambios de organización  empresarial, y un largo etcétera hasta habernos sumergido en la llamada Sociedad de la Información. Y todo ello sin que aún, a día de hoy, dejen de surgir nuevos retos e incertidumbres.

      Internet, su difusión a nivel mundial, trajo consigo la caída virtual de los límites geográficos y temporales. Provocó al acercamiento entre usuarios, así como entre usuarios e información. Con internet ya no importa el lugar dónde se generan las noticias, pues el acceso a ellas es mundial y casi instantáneo. Un ordenador con conexión a internet era suficiente. Sin embargo hubo dos momentos que, dentro de la revolución que supuso el nacimiento del ordenador primero, y la aparición de internet más tarde, supusieron una auténtica “revolución de la revolución”, una nueva vuelta de tuerca que consolidaba tanto el acceso como la generación de contenidos desde cualquier lugar y en cualquier momento, intensificando hasta el extremo la interconexión y el intercambio de información entre personas.

La revolución de la revolución.

      En octubre de 2007 Steve Jobs daba a conocer al mundo el que sería el primer smartphone de la Historia, el iPhone; tres años más tarde, en Marzo de 2010, nace el iPad, el primer Tablet. Ambos marcarían un tremendo punto de inflexión en lo que a dispositivos móviles se refiere.

      Tras ellos, una avalancha de dispositivos en esencia similares y con funcionalidades también mas o menos semejantes se reparten a día de hoy en cantidad de millones por todo el mundo, permitiendo el acceso a todo tipo de información, así como la creación de contenidos, desde cualquier lugar y en cualquier momento. Ésto ha vuelto a cambiar muchos aspectos del periodismo.

            Tras el peor año en la historia de la prensa[1], 2010 se presentó como el año de transición en la evolución de la prensa digital, marcado por el nacimiento del iPad. Las tabletas proporcionan un sistema diferente de lectura de noticias y contenidos en general; tal y como señala Díaz-Noci[2] el mismo año 2010, “Las tabletas permiten acceder a la información en cualquier momento y lugar, con una buena definición, la posibilidad de llevar cargada una biblioteca de medios (música, fotos, vídeos, información) o la posibilidad de acceder a ella y sobre todo disponer de multitud de aplicaciones baratas que hacen de todo. Y por supuesto con conexión wifi” (menos de un año más tarde también incluirían conexión a redes 3G, lo que ya supuso la movilidad total).

Una nueva forma de distribuir contenidos.

Acceso a la información desde dispositivos móviles

Acceso a la información desde dispositivos móviles

    Desde entonces, los diarios han tenido que asumir un sistema de distribución de sus contenidos periodísticos multiplataforma, en el que se añaden a los propios de la edición en papel y web, los adaptados para smartphones y tablets. Desde entonces, los diarios han ido presentando aplicaciones específicas para el iPad y el restos de tablets; en España, fueron pioneros los diarios El País y El Mundo. A nivel internacional, los primeros estudios sobre este tipo de aplicaciones apuntaban a que el mejor trabajo lo estaban realizando algunas revistas junto a algunas cabeceras de prensa significativas tales como Time, Newsday, Glamour, Usa Today y The New York Times[3].

            Junto a estas aplicaciones específicas desarrolladas por los diarios, han ido surgiendo una serie de aplicaciones que no provienen de éstos y que permiten la lectura y, en general, visualización de contenidos de diferentes cabeceras de prensa. Una de las más populares es Flipboard[4], una especie de revista interactiva que permite seleccionar temas, diarios e incluso se integra con las redes sociales más relevantes como son Twitter y Facebook, lo que supone un alarde de interactividad absoluta.

Flipboard, la revista a la carta

Flipboard, la revista a la carta.

La prensa individual se socializa.

      En esta nueva situación continuaba planteándose la batalla entre el “todo gratis” y la necesidad de rentabilizar los contenidos periodísticos cobrando de una u otra manera. En España, la apuesta más decidida vino de la mano del diario Elmundo.es, con un producto independiente a la web gratuita llamado Orbyt. Este producto cuenta con contenidos específicos además de la edición impresa y la hemeroteca completa del diario si bien, a diferencia del modelo de The Times, la web gratuita continua existiendo plenamente. La tendencia ha sido crear aplicaciones por grupos de información que ofrecen gran variedad de título a precios muy atractivos, basados principalmente en las suscripciones. Junto con Orbyt, destaca también Kiosko&Mas, liderado por Elpaís.com

      Desde entonces, los medios son mucho más “sociales”, lo que a su vez ha planteado algunos peligros como la problemática de qué hacer con los comentarios de los lectores, toda vez que se ha vivido, y vive, cierta obsesión por la actualización constante y el “tiempo real”. Esta obsesión por la actualización constante conduce a una preocupación por la pérdida de profundidad en el análisis e interpretación de los acontecimientos por parte de los medios digitales: “Me preocupa que internet acabe siendo el espacio de la información superficial, mimética, irrelevante, me preocupa que la cobertura del rescate de los mineros chilenos no analice el “fondo” del accidente y los especiales informativos digitales sean simples hagiografías de los héroes[5]

     Los elementos sociales son ya prioritarios para muchos medios, adquiriendo cada vez mayor relevancia en el rediseño de sus respectivas aplicaciones. Pero dentro del ámbito de “lo social”, los sitios de redes sociales son sin lugar a duda los productos estrella en los dispositivos móviles. Los internautas pasan cada vez más tiempo de navegación en estos sitios, por lo que los diarios no han tenido más remedio que intensificar ahí su presencia, especialmente es las redes más populares, Facebook y Twitter, mediante canales generales del medio, de secciones concretas y de los propios periodistas.

      Esta mayor presencia en las redes sociales se ha llevado a cabo por parte de los medios digitales con dos claros fines que Ruth Rodriguez-Martinez y Rafael Pedraza-Jimenez[6] señalan en su artículo Prensa Digital y Web 2.0:

  1. Atraer y fidelizar usuarios a nuestro dominio web. Ésto se logra mediante la creación de sitios con contenidos fácilmente accesibles y atractivos para ellos, empleando para ello herramientas como:
    1. Blogs.
    2. Canales de contenido sindicado.
    3. Foros.
    4. Chat.
    5. etc.
  2. Difundir nuestros contenidos más allá de nuestro propio sitio web. Es posible conseguir este objetivo gracias a herramientas de comunicación que nos permitan buscar y acceder a potenciales usuarios de nuestros servicios en línea. Esto supone un cambio fundamental en el proceso de comunicación web porque el papel de los proveedores de contenidos, los diarios en línea entre otros, no sólo consiste en hacer que los usuarios lleguen a su sitio sino que deben desarrollar estrategias que les permitan llevar sus contenidos hasta sus usuarios. Para lograr este segundo objetivo será muy conveniente el uso de servicios tales como:
    1. Redes sociales.
    2. Servicios para el alojamiento de contenido (multimedia).
    3. Servicios de microblogging.
    4. Servicios de bookmarking.
    5. etc.

Calidad y popularidad.

Ésto hace que la calidad y popularidad de un medio en línea no sólo dependa de sus contenidos sino de:

  1. La interacción que ofrece a sus usuarios: son importantes las herramientas que el medio facilita para que sus usuarios interactúen con los contenidos.
  2. El contexto en el que estos encuentran la información: con el fin de ampliar la difusión de sus contenidos en la Web y facilitar el acceso de los usuarios a los mismos, los diarios en línea han trasladado su información a las redes sociales más populares. De esta manera, la noticia se traslada desde un contexto puramente periodístico, como los diarios en línea, a un contexto social donde el medio actúa como un usuario más.
  3. Los formatos de comunicación utilizados: la Web 2.0 ha propiciado la aparición de multitud de servicios especializados en el alojamiento y la difusión de contenidos con un formato específico. Especial éxito han alcanzado los servicios de alojamiento de video, como Youtube , o de imágenes, como Flickr. La utilización de este tipo de servicios ofrece a los medios nuevos canales de comunicación que les acercan a sus potenciales usuarios, y les facilitan la creación de auténticas comunidades. Un buen ejemplo sería el canal de video creado en Youtube por el diario The New York Times, “The New York Times Youtube Edition“, en el que, en poco más de dos años, se alcanzaron más de 365.000 reproducciones de sus vídeos.

            Dos aspectos se alimentan uno al otro consolidando la interconexión e interactividad propia de la Sociedad de la Información: el mayor uso y presencia de dispositivos móviles alimenta el crecimiento de las redes sociales de todo tipo, al igual que ocurre a la inversa. Sirva de ejemplo el siguiente gráfico en el que podemos observar el increíble crecimiento de tablets según sexos, grupos de edad, rol familiar y situación laboral entre los años 2011 y 2012:

Incidencia de tablets según segmentos de población

Incidencia de tablets según segmentos de población

Puesto que Apple, con sus productos iPhone y iPad, no sólo ha sido pionera en la creación y difusión de dispositivos móviles, si no que además mantiene el liderazgo en su segmento, con la siguiente gráfica[7] podemos observar el incremento de ventas de estos dispositivos a nivel mundial:

Estos datos, unidos a la realidad de la gran cantidad de modelos de smartphones y tablets existentes en el mercado, nos da una idea de la importancia del acceso móvil a internet en general, y a prensa digital en particular.

(EXTRACTO ADAPTADO DE MI PFC, 2013)

La próxima semana: El periodismo (social) 2.0


NOTAS:
  • [1] GUALLAR, Javier. “Prensa digital en 2009”. Anuario ThinkEPI, 2010, v. 4, pp. 165-173.
  • [2] DÍAZ-NOCI, Javier. “Medios de comunicación en internet: algunas tendencias”. El profesional de la información, 2010, noviembre-diciembre, v. 19, n. 6, pp. 561-567.
  • [3] BATSELL, Jake, “Intrigued, but not immersedMillennial students analyze the iPad’s performance as a news platform”. International Symposium on Online Journalism, University of Texas at Austin, April 1, 2011.
  • [4] http://flipboard.com/
  • [5] DOMINGO, David, “I qui salvarà el periodisme digital?”. Escacc, 22 octubre 2010.
  • [6] RODRÍGUEZ-MARTÍNEZ, Ruth y PEDRAZA JIMÉNEZ, Rafael. Prensa digital y Web 2.0   [en línea]. “Hipertext.net”, núm. 7, 2009.
  • [7] Gráfica elaborada por la Agencia de Marketing Online & Mobile Miss Conversion con datos extraídos del sitio web oficial de Apple Inc. http://www.missconversion.es/wp-content/uploads/2012/08/grafica-mercado-iphone-ipad-mundial-2012.jpg

 

Apps que ayudan a estudiar

Lejos han quedado aquellos tiempos en que los estudiantes nos veíamos obligados a cargar con kilos y kilos de libros, cuadernos, materiales de escritura y demás en una mochila “ergonómica” que nos dejaba la espalda doblaba. Las nuevas tecnologías llegaron y con ellas se facilita enormemente la gestión de la información y el conocimiento, incluida su difusión. Otras veces hemos hablado de las TIC aplicadas al sector educativo y de sus enormes ventajas pero desde la óptica del aula o la organización de las clases. Ahora veremos otro enfoque: la existencia de apps, fundamentalmente para dispositivos móviles, que facilitan el trabajo del alumnado y transforman aquel aburrido trabajo de subrayar fotocopias y/o libros con un fluorescente o lápices de colores en experiencias mucho más entretenidas y, sobre todo, efectivas.

Apps para el estudio

Captura de pantalla 2013-07-23 a la(s) 17.55.40Captura de pantalla 2013-07-24 a la(s) 18.18.47Captura de pantalla 2013-07-23 a la(s) 17.57.06

Comenzamos por un grupo de apps con características comunes: Evernote, Dropbox y Google Drive. Estas tres apps se fundamentan en el almacenamiento de archivos en la nube lo que implica tener acceso a ellos desde cualquier lugar sin ocupar espacio físico ni tan siquiera en nuestro dispositivo. Evernote se organiza en libretas que podeños diseñar a nuestro antojo y en un sistema de etiquetas o “tags” que nos permite encontrar rápidamente cualquier documento guardado sobre una temática determinada; permite almacenar notas, imágenes, páginas web, ideas, archivos pdf y, además, podemos compartir libretas con otros usuarios fomentando así el trabajo colaborativo. La app Dropbox es algo más clásico: almacena todos nuestros archivos en carpetas al estilo tradicional. En cuanto a Google Drive, la gran ventaja es que permite crear y modificar todo tipo de archivos Office (incluido Word); es ideal para el trabajo colaborativo en grupo pues varias personas pueden trabajar sobre un mismo documento. Por tanto las grandes ventajas de estas tres aplicaciones son: almacenamiento de archivos en la nube, acceso en cualquier momento y lugar, posibilidad de trabajar en grupo y, además, son multiplataforma.

Captura de pantalla 2013-07-23 a la(s) 17.54.17Penultimate. Existen bastantes apps para tomar notas a mano en nuestro tablet sin embargo, Penultimate es una de mis preferidas. Fácil de usar y con un atractivo diseño te permite tomar notas escritas a mano, realizar dibujos o esquemas, agregar fotos del carrete de tu dispositivo. Puedes compartir hojas sueltas o libretas completas y además, se sincroniza automáticamente con Evernote lo que te permite la búsqueda de notas rápidamente incluso estando escritas a mano.

Captura de pantalla 2013-07-23 a la(s) 17.57.52Delicious es el “marcador social” más conocido. Su utilidad reside en que nos facilita enormemente la búsqueda de contenidos en la red. Nos permite crear listas de favoritos, es decir, listas de links que son de nuestro interés más o menos al modo de la lista de favoritos de nuestro marcador. La gran diferencia es que tendremos acceso desde cualquier dispositivo con la app instalada, no sólo desde nuestro ordenador. Podemos seguir las listas de otras personas con intereses comunes y de esta formar ir creando una enorme base de datos de links de utilidad y evitar así la sobreabundancia de información innecesaria que a veces nos proporciona Google ya que éstos links se encuentran “curados”, es decir, etiquetados mediante “tags” y una pequeña descripción de tal forma que podremos buscar rápidamente información sobre un tema concreto no sólo entre nuestra lista de favoritos, si no también entre toda la red social.

Captura de pantalla 2013-07-23 a la(s) 17.58.20Twitter. Si, por raro que a algunos les pueda parecer, la red social del pajarito azul puede ser una gran herramienta para el estudio. Sus utilidades en realidad son múltiples, por ejemplo, podemos crear una lista integrada por los miembros de un proyecto que les mantendrá constantemente comunicados, podrán compartir ideas rápidamente, solventar dudas, compartir enlaces de interés, etcétera. Podéis leer más acerca de las posibilidades de Twitter en mi anterior post “Twitter en la educación”.

Captura de pantalla 2013-07-23 a la(s) 17.55.55Wunderlist 2, una app multiplataforma para la gestión de tareas. Su minimalista y agradable interfaz se combina con un gran potencial. Podemos fijar tareas y subtareas pendientes y gestionarlas en función de su prioridad o del criterio que deseemos seguir.  Incluso asignar tareas a otros usuarios cuando estamos tratando proyectos o trabajos en equipo. Se sincroniza automáticamente con todos nuestros dispositivos y nos avisa de las tareas cuyo vencimiento está próximo.

Captura de pantalla 2013-07-23 a la(s) 17.58.52Flipboard te permite diseñar toda una revista interactiva en función de tus propios intereses a través de su app multidispositivo. Puedes crearte tu propio periódico con el contenido que quieres leer para tenerlo a mano en cualquier momento, además incorpora herramientas que te permiten guardar artículos y acceder a ellos más  tarde. Organiza todo el material que quieres para estar al día y para ampliar información Puedes añadir los medios de comunicación que más te interesen, así como tus cuentas de Twitter o Facebook. Ideal para estar al día de la actualidad. Además desde ahora ofrece la posibilidad de visualizar y editar nuestras revistas en la web adaptándose al tamaño de pantalla de nuestro ordenador.

Captura de pantalla 2013-07-24 a la(s) 18.30.17Y para organizar el día a día de tus clases nada mejor que in Class: permite organizar el horario o compartir las anotaciones que hayas realizado. Te podrá recordar  las fechas de tus trabajos, exámenes, tomar nota, con vídeo, grabaciones de audio y fotos. Puedes compartir tus notas por correo electrónico. Es definitiva, muy práctica y gratuita, como todas las aplicaciones que hemos visto.

Google Traductor e iTranslate, dos apps imprescindibles para el estudio de idiomas que nos permiten introducir los términos mediante teclado o voz.

Captura de pantalla 2013-07-24 a la(s) 18.52.06

Podcast, iTunes U (iOS) y TED, tres estupendas apps con las que podremos acceder a infinidad de contenidos “depurados” prácticamente sobre cualquier materia. Podcast te permite la suscripción a los temas de tu interés de tal forma que los nuevos contenidos llegarán a tu dispositivo sin necesidad de volver a buscar. TED se centra básicamente en conferencias y clases magistrales; su inconveniente es que la mayoría son en inglés pero se pueden incorporar subtítulos en castellano.

Captura de pantalla 2013-07-24 a la(s) 18.53.12

Captura de pantalla 2013-07-23 a la(s) 17.56.36Youtube, un complemento perfecto para visualizar en video todo tipo de videotutoriales, documentales e incluso películas completas, clases y cursos en abierto.

Al margen de estas apps que podríamos calificar como “genéricas” existen multitud de apps de temática concreta que ayudan al día a día de los estudios sobre diferentes aspectos de la naturaleza, matemáticas, idiomas, historia, arte, etcétera.

¿Y vosotros? ¿Dais algún uso diferente a alguna de estas apps? ¿Conocéis otras apps de utilidad para los estudios?