Escapada a Caesaraugusta – Zaragoza

Este verano quería viajar, y aunque en un primer momento buscaba destinos en el extranjero, principalmente Grecia o un regreso a Italia, finalmente he optado por quedarme en España y visitar, sin duda, algunas de las ciudades más bellas y con más historia. Mi primera parada ha sido Caesaraugusta, a la que seguro conoces como Zaragoza, una ciudad repleta de historia que sorprende, especialmente, por algunos de los secretos que esconde, y que no figuran como sus principales atracciones turísticas. A continuación, os ofrezco al selección de imágenes de mi estancia, con algunas anotaciones, para que os decidáis a incluir Caesaraugusta como uno de vuestros próximos destinos.

Caesaraugusta, ciudad con historia

El origen de Zaragoza se remonta al s. III a.C., y a la ciudad de Salduie, ciudad ibérica asentada en el solar de la actual ciudad. Con la llegada de los romanos, el emperador Octavio Augusto funda Caesar Augusta, probablemente en el 14 a.C., en honor al emperador César Augusto. Vertebrada por río Ebro, navegable, tenía una planta rectangular y una extensión de 47 hectáreas que coincide con el actual casco antiguo.

f=”http://jalfocea.com/wp-content/uploads/2018/07/caesaraugusta.png”> La ciudad romana de Caesaraugusta sobre el plano de la ciudad actual: 1.- Decumano (actuales calles Mayor, Espoz y Mina y Manifestación) 2.- Cardo (actual calle Don Jaime) 3.- Foro de Caesaraugusta 4.- Puerto fluvial 5.- Termas públicas 6.- Teatro 7.- Muralla27[/capt
Más tarde, el 452, fue conquistada por los suevos, y en el 466, por los visigodos, que la incorporan al Reino de Tolosa, hasta que en el 714 cae en manos musulmanas. Desde entonces la ciudad pasó por diferentes “manos”, y no fue hasta el año 1118 cuando Alfonso I el Batallador conquista Zaragoza, pronto convertida en capital del reino cristiano de Aragón. No incidiré más en su historia, para ello cuentas con cientos de libros, pero sirvan estas breves notas para comprender la enorme riqueza cultural de Caesaraugusta integrada por la combinación de una pasado romano, bárbaro, musulmán, cristiano y también judío.

Basílica Parroquial de Santa Engracia

Sin planearlo, al llegar por la tarde del lunes, y tras alojarme en mi hostal, salí a pasear por la ciudad y de repente, encontré una bella iglesia a la que entré. Es la Basílica Parroquial de Santa Engracia, ubicada en la plaza d mismo nombre.

De ella destaca especialmente su cripta, que podéis ver en la bajo estas líneas. Se trata de un templo de la primera mitad del s. XVI construido sobre la antigua necrópolis cristiano-romana. Allí se hallaron los dos sarcófagos que hoy se guardan en su cripta, ambos del s. IV. La portada es lo único que se conserva del antiguo Monasterio Jerónimo de Santa Engracia;  restaurada por el escultor Carlos Palao, “es una de las portadas más tempranas y mejor resueltas del estilo renacentista. Obra en su mayor parte de Gil Morlanes el Viejo, fue terminada por su hijo. Se trata de una portada-retablo que refleja el patrocinio real del monasterio y su origen martirial.”

Puente de Piedra

Otra de las joyas monumentales de Caesaraugusta es el Puente de Piedra. Si bien tiene un origen romano (s.I a.C.), sobre aquel se levantó en el s. XV (1401-1440) el actual, siendo el puente más antiguo que se conserva sobre el río Ebro. Restaurado en numerosas ocasiones, principalmente debido a las crecidas del río, en la última remodelación, del siglo XX, se dispusieron, en los extremos, los cuatro leones de bronce, obra del escultor Francisco Rallo.

Catedral de la Seo y Museo de Tapices

Ya por la mañana, mi primera parada fue la Catedral de San Salvador o La Seo, “primera catedral cristiana de Zaragoza, construida bajo la advocación de San Salvador, se levanta sobre el mismo espacio que antes había ocupado el templo romano del foro, la iglesia visigoda y la mezquita mayor musulmana”. De ella destaca el fabuloso retablo mayor. La entrada tiene un coste de 4 euros, e incluye también el acceso al Museo de Tapices, que visitarás sin tener que abandonar el recinto. Eso sí, no te van a dejar echar ni una sola foto, salvo que te hagas un poco “el tonto”.

Museo del Foro Romano de Caesaraugusta

En la misma Plaza de la Seo tienes acceso al Museo del Foro Romano, “centro neurálgico de la vida en una ciudad romana: es el principal lugar de reunión donde se desarrolla la vida político-administrativa, económica y religiosa”, un lugar de visita obligada que te va a fascinar.

Recuerda que la entrada tiene un coste de 3 euros aunque hay descuentos para desempleados, estudiantes, periodistas así como diversos bonos que te recomiendo consultar.

Teatro de Caesaraugusta (s. I)

Acto seguido, y puesto que se encuentra a tan sólo un par de minutos a pie, me dirigí al Museo del Teatro Romano de Caesaraugusta.

Museo de las Termas

Y completé el “tour romano” con la visita al Museo de las Termas. ¡Ojo! Se trata de una única sala, con una única persona atendiendo, de tal forma que, cada vez que se inicia una proyección audiovisual, la puerta permanece cerrada y no se puede acceder. Esta proyección tiene una duración aproximada de diez minutos y se realiza cada media hora por lo que te recomiendo acudir diez minutos pasados de ls horas enteras y medias (11:10 u 11:40, por ejemplo)

Plaza del Pilar

Sin duda alguna, la Plaza del Pilar, donde se ubica la Basílica de mismo nombre, es el epicentro turístico de Zaragoza. Allí el movimiento no cesa, a cada instante verás entrar y salir visitantes a la basílica, pero también podrás descansar ante la preciosa escultura de Goya, junto al globo terráqueo, o tomar un café o un tentempié en alguna de las múltiples cafeterías y bares situados junto a su lado mayor.

Iglesia Parroquial de San Felipe y Santiago el Menor

De estilo barroco (siglos XVII y XVIII), “la portada presenta una composición llena de plasticidad y movimiento, que parece anticiparnos el rico baldaquino interior. Sobre las columnas salomónicas se sitúan las figuras de los dos titulares: San Felipe y Santiago el Menor.

La puerta de acceso a la iglesia, fue en su día de la Basílica del Pilar y trasladada posteriormente a su actual emplazamiento.

El Altar Mayor es un baldaquino que sigue el modelo creado por Bernini para San Pedro del Vaticano. Las columnas salomónicas de mármol negro de Calatorao enmarcan las imágenes de San Felipe y Santiago el Menor; el conjunto se completa con las figuras de cinco Virtudes: Caridad, Esperanza, Fortaleza, Justicia y Fe.”

El Gran Profeta (Pablo Gargallo)
Mujer del espejo (Pablo Gargallo)
Urano (Pablo Gargallo)

Patio de la Infanta

Sin duda alguna, el llamado “Patio de la Infanta” es el mayor secreto escondido de Zaragoza. Ubicado en el edificio central de Ibercaja (C/ San Ignacio de Loyola, 16), fue “construido a mediados del siglo XVI, formaba parte del palacio que el banquero y comerciante Gabriel Zaporta poseía en la calle de San Jorge. Presenta la estructura habitual de los patios aragoneses renacentistas, entre los que destaca especialmente por su novedosa decoración.” Cuando vayáis simplemente haced una cosa: situaros en el centro, alzad la vista, y girad lentamente sobre vosotros mismos. La experiencia que aporta la belleza de este patio renacentista es indescriptible.

Palacio de Argillo – Patio

Palacio de la Aljafería

Sede de las actuales Cortes de Aragón, el Palacio de la Aljafería de Zaragoza hunde sus raíces en el siglo XI y se encuentra en un estado de conservación, previa restauración, simplemente fantástico. Ya desde el exterior comprender que te dispones a viajar en el tiempo, y a disfrutar del que, sin duda, es el monumento estrella de Zaragoza. Cada paso que des en su interior te fascinaar, pero presta especial atención a “su salón de trono, en el que asombra la espectacular techumbre de madera dorada y policromada”. Como hice unas setenta fotos (no exagero), os dejaré sólo unas pocas para que os entren las ganas de visitarlo.

MÁS INFO | Zaragoza Turismo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.