Privacidad en internet para periodistas

En plena sociedad de la información y la comunicación, inmersos en lo que muchos denominan como “Cuarta Revolución Industrial” o “Revolución Digital”, la seguridad  y la privacidad de nuestros datos y movimientos, tanto en la red como fuera de ella, se han convertido en uno de los bienes más preciados, especialmente en determinadas profesiones como el periodismo, cuyos profesionales a menudo se encuentran amenazados, vigilados, censurados. Ahora, un

interesante y completo artículo titulado “Privacidad en internet para periodistas”, nos pone bajo alerta, pero, al mismo tiempo, nos da esperanza porque no todo está perdido y, tanto los periodistas como el resto de usuarios, podemos tomar medidas para proteger nuestra privacidad.

Qué puede hacer un periodista para garantizar la seguridad de sus fuentes y de su información

Michael Dagan, experto en estrategias y marketing de contenido, ha elaborado una completa guía para que los periodistas y profesionales de la información en general, puedan mantener la seguridad y la privacidad de sus fuentes, de la información que manejan, de las investigaciones que realizan. Pero lo mejor de todo es que, si estás leyendo este post, y no eres periodista, no importa, porque tu privacidad es también muy valiosa, y los consejos que nos indica resultan de una utilidad enorme.

Dagan señala que, para garantizar la privacidad de un periodista, las pautas a seguir se agrupan en tres categorías fundamentales:

  1. Proteger las aplicaciones y funciones en el dispositivo
  2. Aislar tus dispositivos y/o su entorno
  3. Actuar con cautela, tanto en el mundo digital como en el real

En base a estas tres categorías y ámbitos sobre los que debemos actuar para mantener a salvo nuestra seguridad y privacidad, encontraremos desarrollados un amplio y variado número de pautas a seguir. Alguna de ellas, de sentido común, mientras que otras jamás se te habrían ocurrido:

  • Desconfiar de los sistemas de encriptación más populares y de los que más presumen grandes compañías.
  • Codificar la totalidad de nuestro disco duro con herramientas como FileVault o BitLocker.
  • Utilizar redes de mensajería con encriptación de extremo a extremo, como Telegram.
  • En casos extremos, considera usar un Blackphone.
  • Utilizar el sistema de doble autenticación.
  • Hacer uso de sistemas de recepción de documentos seguros, y no tan populares como Dropbox o Google Drive.
  • Utilizar la navegación privada y navegadores alternativos.
  • Utilizar motores de búsqueda alternativos como DuckDuckGo.
  • Usar una VPN.

Os invito a leer el documento al completo aquí. Sin duda alguna, se trata de una fuente de gran valor, casi un “libro de cabecera” que todos y todas deberíamos tener siempre muy presente para proteger nuestra privacidad.

Deja un comentario