Las tecnologías digitales modifican nuestro cerebro #EBE16

La tecnologías digitales modifican nuestro cerebro #EBE16

¿Cómo se adapta el cerebro a la realidad social de las nuevas tecnologías digitales? ¿Cómo éstas modifican nuestro cerebro? ¿Existen diferencias entre el cerebro de los inmigrantes digitales y el de los nativos digitales?

A estas, y a otro buen puñado de cuestiones, ha respondido David Bueno, doctor en biología y profesor e investigador de genética en la Universitat de Barcelona durante su participación en el EBE 2016 de Sevilla. ¿Interesante? No, lo siguiente.

Cómo afronta el cerebro las nuevas tecnologías y como éstas lo modifican

Ya nadie concibe la vida sin las tecnologías digitales. En pocos años todos nos hemos adaptado a las nuevas tecnologías sin ningun problema. David Bueno incluso se llega a imaginar un futuro en el que existan grupos de autoayuda de “no digitales anónimos”, una adaptación de los grupos de alcohólicos anónimos y similares.

El cerebro se ha adaptado a las nuevas tecnologías pero ¿lo ha hecho de la misma forma en todas las personas? El cerebro cuenta con 85.000 millones de neuronas, todas ellas interconectadas por 100 billones de conexiones con el fin de regular nuestra vida mental y sobre todo, gestionar y adaptar nuestro comportamiento a nuestro entorno. Para ello, el cerebro cambia su forma. Esto es la EVOLUCIÓN. Desde los orígenes del ser humano, el cerebro se ha adaptado a su entorno.

El mayor cambio se vivió en el Neolítico cuando los seres humanos pasaron de ser recolectores y cazadores, a organizarse en sociedades productoras de bienes y alimentos. Esta adaptación persiste hasta nuestros días por lo que podemos afirmar que “tenemos un cerebro antiguo que ha sido capaz de adaptarse a la realidad digital”. Pero, ¿por qué el ser humano tiene un cerebro tan grande?

La principal fuerza evolutiva de tener el cerebro grande es vivir en sociedad, relacionarnos con los demás, a la ver que mantenemos nuestra individualidad. Lo que han hecho las nuevas tecno­logías ha sido magnificar este proceso.

¿Por qué nos adaptamos tan rápido a las nuevas tecnologías? Por que nuestro cerebro busca ferozmente relacionarse con los demás. El gran cambio es que ahora no vemos las reacciones de nuestro interlocutor, y aún así el cerebro se ha adaptado a dejar de hablar cara a cara. Esto es posible porque el cerebro es muy plástico, y hace y rehace continuamente esos millones de conexiones moldeables que se encuentran en la parte más superficial del cerebro: em­patía, toma de decisiones, etcétera.

La clave de la conexión entre las neuronas reside en la utilidad; una nueva conexión entre neuronas que re­sulta útil atrae a más neuronas. ¿Y qué es útil? Especialmente todo aprendizaje de tipo social y/o emocional. Por eso nos podemos adaptar tan fácilmente
a los cambios de las nuevas tecnologías digita­les, porque todo lo que vamos aprendiendo va forjan­do nuestro cerebro.

Esto significa un cambio de paradigma para el cerebro de dos dimensiones:

  • Social, por que parte de nuestra comunicación ya no es cara a cara y no nos permite identificar las emociones y modificar nuestra conducta a medida que nos comunicamos.
  • Emocional, porque las emociones son di­ferentes y por tanto, también las cone­xiones neuronales lo son.

Inmigrantes digitales y nativos digitales

La edad influye en todo esto, porque esa plasticidad del cerebro es mayor a edades más tempranas, y se reduce a medida que nos hacemos mayores. Ésta es la gran diferencia entre “inmigrantes di­gitales” y “nativos digitales”. El cerebro de los nativos digitales hace me­nos conexiones porque ya no necesitan tanto la memoria, pero tienen más conexio­nes en las ramas del cerebro que tienen que analizar, combinar e integrar muchos datos diferentes.

Ahora el cerebro es también:

  • Más confiado, porque cuando una relación no te gusta puedes desconectar con un simple clic.
  • Menos receptivo a las emociones, porque la relación cara a cara se ha reducido.

Finalizaba David bueno con una más que interesante cuestión: “¿Cuándo deben los niños comenzar a usar las nuevas tecnologías?” Según él, cuanto antes, porque igualmente las
van a tener toda su vida, pero “no a costa de jugar en el parque, chapotear en los charcos…”

MÁS INFO:

Imagen de cabecera compartida por la usuaria de Twitter Mar Carrillo Mar Carrillo

1 thought on “Las tecnologías digitales modifican nuestro cerebro #EBE16”

Deja un comentario