La marca no importa, si no las historias que la construyen #EBE16

La marca no importa, si no las historias que la construyen #EBE16

Sin duda alguna la primera semi jornada del EBE 2016 ha finalizado con la ponencia más apasionante de todas, “Tu marca no es lo interesante: storytelling, producto y la historia más importante de todas”. Jerónimo Mazarrasa ha construido una historia en base a historias personales y ha demostrado la importancia del lado humano en el marketing.

Narrativa en el trabajo, la tensión entre el marketing y el drama

Mazarrasa ha querido ensalzar la importancia de la narrativa no sólo sobre la marca, si no en la vida misma de las personas. Y lo ha conseguido a través de su propia historia personal, apasionante y llena de significado.

Siempre entre las ciencias y las letras, incapaz de escoger, decidió estudiar informática y periodismo. En plena juventud irrumpía internet, y él lo tuvo claro, apostó por la red de redes; “nunca antes había habido tanta gente interesante junta dialogando”, ha dicho. Y acabó en un trabajo duro, cableando las ciudades. Pero lo que para muchos podría haber sido un trabajo poco gratificante más allá de un buen salario, para Jerónimo era algo de suma importancia. Él creía en internet y estaba ayudando a construir internet. Es la historia que se contó a sí mismo, la que le dio sentido a lo que hacía y convirtió una tarea manual en algo grandioso.

Así, la narrativa, las historias, hacen las cosas fáciles de entender, las dotan de sentido y significado. Señala que ante un texto con una buena narrativa, “lo difícil es dejar de leer” mientras que un informe o en un prospecto, carente de narrativa, es necesario hacer el esfuerzo de leerlo.

La narrativa es la estructura básica que permite dar sentido en torno a las cosas que hacemos, y ahí reside su importancia, por que los seres humanos necesitamos saber por qué hacemos lo que hacemos, necesitamos darle sentido.

De ahí, con un discurso realmente apasionado y personal, ha sabido mostrarnos cuál es el principal inconveniente de incorporar la narrativa al trabajo: la tensión entre el marketing y el drama. Por que el marketing apuesta por vender, por mostrar lo fantástica y lo buena que es una marca, pero las personas necesitamos drama, realidad, y la marca debe saltar hacia esa realidad para contar las historias que realmente importan a las personas.

“La historia que nos contamos a nosotros mismos para darle sentido a las cosas que hacemos es lo más importante”; hasta que no logramos eso, no estamos capacitados para escribir historias para los demás.

La marca no es lo que importa, si no la historia que construye la marca.

Imagen de cabecera compartida por la usuaria de Twitter Eva Perez

Deja un comentario