The Walking Dead 6, un final sin respiración

Anoche llegaba a su fin la sexta temporada de The Walking Dead y lo hacía fiel a su estilo, con un argumento in crescendo en tensión que alcanzaba su punto culminante en una última escena no apta para cardíacos, ni para oídos sensibles.

Agobio, tensión, impotencia… Así ha sido el final de The Walking Dead 6

Pocas, muy pocas son las series que después de seis temporadas y 88 episodios son capaces de generar en el espectador esa sensación de no poder parpadear.Pero esto no es una serie al uso, esto es The Walking Dead, la serie esa los muertos vivientes, de los zombies, de los caminantes, de los mordedores que siempre ha sido mucho más que eso: la lucha extrema de seres humanos por su propia supervivencia en unas condiciones apocalípticas en las que, sin embargo, son capaces de mantenerse fieles a sus principios.

¡¡ALERTA, SPOILERS!! No voy a destripar el episodio 6×16 de The Walking Dead pero, si no la has visto, mejor no sigas leyendo porque los spoilers hoy resultan inevitables.

The Walking Dead 6, un final sin respiración

El último capítulo de la sexta temporada de esta serie, emitida en España por la cadena FOX, sólo puede resumirse en una expresión: tensión máxima. Ha sido una largo capítulo en el que Rick, Carl, Aaron, Sasha, Eugene y Abraham emprenden el viaje en búsqueda de un médico para Maggie, un viaje agobiante, estresante, cada vez más tenso y sobre todo, sin salida. Es espacio es cada vez más pequeño y a cada giro que dan con la caravana, lo saben. Es “Last Day On Earth” (el último día en la Tierra), ¿o no?.

Mientras esto ocurre, nada sabemos de Michone, Rosita o Daryl, secuestrados cuando salieron a buscar a este último. Morgan persigue a Carol, que huye del grupo sumida en la mayor crisis existencial que hasta ahora ha experimentado, cansada y abatida de la vida que le ha tocado vivir.

Tras un fallido plan para escapar de Los Salvadores, finalmente todos ellos (Rick, Carl, Aaron, Sasha, Eugene, Abraham, Maggie, Glenn, Michone, Rosita y Daryl) serán acorralados por un verdadero ejército liderado por el que tal vez sea el hombre más despido que hasta el momento hayamos conocido y al que habíamos escuchado nombrar, sin saber nada más, desde el comienzo de la temporada: Negan.

The Walking Dead 6, un final sin respiración

Desde el capítulo 5×01, no recordaba un episodio, y especialmente una escena tan perturbadora y agobiante como la última escena de esta sexta temporada: ¿alguna vez habíais visto a Rick, al gran líder, tan derrotado?

anigif_original-grid-image-3407-1459807699-2

¡¡¡ALERTA, SPOILERS!! Si no has visto el capítulo y aún así seguiste leyendo, ahora más que nunca te aconsejo que no sigas leyendo hasta verlo.

No imagino un final de temporada para The Walking Dead más tenso y cruel. Negan ha hecho su aparición, y en una larga secuencia que parecía no tener fin y que iba despertando el temor a medida que pasaban los segundos, expone sus condiciones, simples, pero tiene sed de venganza, tiene sed de sangre, y uno de ellos morirá. El final el épico: tras un macabro juego, la pantalla vuelve a negro y sólo escuchamos el sonido del mazo de Negan destrozando un cráneo pero, ¿a quién le ha tocado?

Mi pensamiento es que la víctima ha sido Aaron, simplemente por ser el personaje menos relevante del grupo, no lo sabremos con certeza hasta el próximo mes de octubre sin embargo, alguien se lo ha currado mucho más y, siguiendo el juego de Negan, nos ofrece la posible respuesta a esta pregunta:

Captura de pantalla 2016-04-05 a las 8.46.11

Captura de pantalla 2016-04-05 a las 8.46.11

1 thought on “The Walking Dead 6, un final sin respiración”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario