El debate a cuatro hace Historia

Si hace sólo un par de años alguien nos hubiese dicho que asistiríamos a un debate electoral en el que los partidos tradicionales permanecerían en un segundo plano y casi a la defensiva bajo la sombra acechante de dos nuevas formaciones en alza, un debate sin corsés, ligero y en el que las cartas se ponen sobre la mesa, simplemente lo hubiésemos considerado algo propio de la ciencia ficción sin embargo, ese debate se produjo anoche y se saldó con un claro vencedor y un claro perdedor.

Cuando La Sexta y Antena 3 comenzaron a anuncia el debate a cuatro que fue emitido anoche en prime time como un acontecimiento histórico no fueron pocas las voces que lo tildaron, al menos, de exagerado. Pero la realidad de los hechos ha demostrado que, a pesar de sus carencias e incluso defectos, anoche asistimos a una lección de democracia que pone de manifiesto que en España estamos asistiendo a un gran cambio político. Esto ya no es un juego de dos, ahora hay que dar la cara, por más que algunos se empeñen en esconderse tras un plasma o en Doñana. El tiempo de los pactos, los acuerdos, el diálogo ha llegado y el debate de anoche ha ilustrado este gran cambio de etapa que sin duda alguna estará presente en los libros de la Historia de España.

debate
Imagen del debate | A3Media

Durante el debate, y finalizado éste, prácticamente todas las encuestas realizadas, tanto por medios de comunicación como por ciudadanos a través de sus redes sociales, marcan la misma tendencia. Un ganador, Pablo Iglesias, y un perdedor, Pedro Sánchez. Los porcentajes son discutibles y varían según la encuesta pero esa es la tendencia. También yo me sumé a esto de las encuestas rápidas en Twitter y también mi encuesta, como podéis ver, refleja lo que hoy reflejan todos y cada uno de los medios de comunicación.

encuesta twitter debate electoral

Los participantes uno a uno… Y las ausencias

Pablo Iglesias, líder de Podemos, demostró ser un verdadero “animal mediático”; curtido en los platós de La Sexta demostró, una vez más, se capaz de llegar a las personas con ideas claras y contundentes, utilizando para ello las mejores técnicas comunicativas. Su discurso final, apelando a los sentimiento y sin pedir el voto de forma directa, fue sin dudas uno de los momentos más impactantes de la noche.

Albert Rivera se mostró nervioso, como un poco fuera de lugar. Durante gran parte del debate daba la sensación de pasar desapercibido, pero protagonizó otro de los momentos del debate cuando mostró a la vicepresidenta la famosa portada del diario El Mundo. También jugó al juego de los “guiños” mostrándose de acuerdo parcialmente con muchas ideas de la oposición pero manteniendo una postura firme que sin embargo, parece no haber convencido tanto como se esperaba a la audiencia.

Captura de pantalla 2015-12-08 a las 10.16.00Soraya Sáenz de Santamaría representó un papel, lo dijo al comienzo (“represento a un equipo de trabajo”), y así fue. Era evidente cuando se salía del guión preparado y mostró un nerviosismo por momentos al que no nos tiene acostumbrados. Aún así, mantuvo el tipo.

Pedro Sánchez es, sin lugar a la menor duda, el gran perdedor de la noche. Su continua e irónica sonrisa casi resultaba insultante y en cualquier caso, profundamente molesta, algo impropio en quien aspira a liderar un cambio gobernando la nación. Carece de credibilidad, o al menos eso es lo que reflejan todas las encuestas, incapaz de poder defender las continuas acusaciones del resto de grupos entre lo que su partido hace o ha hecho y lo que propone o ha propuesto.

Tampoco dudamos muchos que anoche se echaron en falta algunas voces, como la de Alberto Garzón, cuyos pronósticos en las encuestas vaticinan un gran descalabro pero que a día de hoy representa a un sector de los votantes que también tienen mucho que decir. O Mikel Herzog, actual líder de UPyD, cuya pataleta a las puertas del plató no fue la mejor de las ideas pero que también debía haber estado ahí.

Y por supuesto, la ausencia más notable, Mariano Rajoy, recluido en Doñana viendo el debate en el que él debía haber estado dando la cara y defendiendo las decisiones tomadas durante los últimos cuatro años. Un ejercicio de absoluta cobardía que no merece mayores comentarios.

Pero en realidad no es tan importante quien ganó o quien perdió el debate, el resultado definitivo lo conoceremos la noche del 20D. Quienes verdaderamente hemos ganado hemos sido los ciudadanos que hemos podido ver las ideas y propuestas de unos y otros frente a frente.

Concluyendo: SÍ, este ha sido un debate histórico, un momento histórico en la política española que confirma que una nueva página de nuestra historia está siendo escrita en estos momentos y que nosotros somos privilegiados artífices y espectadores. Ahora sólo queda reflexionar y acudir a las urnas.

Por cierto, aún quedan unas horas para que puedas votar en mi encuesta en Twitter, recuerda que el voto es totalmente anónimo y secreto, sin posibilidad de conocer quién ha votado ni cuál ha sido su voto.

Si no pudiste ver el debate a cuatro puedes hacerlo desde cualquier lugar y en cualquier momento en la web de A3Player para así poder sacar tus propias conclusiones.

IMAGEN DE CABECERA | A3Media

1 thought on “El debate a cuatro hace Historia”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario