Descubren un inmenso océano bajo la superficie terrestre

descubren un inmenso océano bajo la superficie de la Tierra

El ser humano ha pisado la luna, viajado numerosas veces al espacio, colocado decenas de satélites en órbita e incluso tiene como objetivo convertir al planeta más cercano a nosotros, Marte, en un lugar donde sea posible vivir pero a pesar de esta obsesión por lo de fuera, la realidad es que el planeta Tierra aún guarda muchos secretos por descubrir. La prueba de ello es el descubrimiento de un inmenso océano  a casi 700 kilómetros por debajo de la superficie terrestre, que supera con creces al conjunto de océanos conocidos, y que podría confirmar una de las teorías que explicarían la presencia de agua en nuestro planeta.

El océano más grande jamás conocido

Aunque nos pueda resultar sorprendente, bajo la superficie del planeta Tierra se esconde un océano cuyas dimensiones jamás hubiésemos podido imaginar el común de los mortales. Esta es la conclusión a la que han llegado los científicos tras años y años de debate: bajo el manto de la Tierra existe un océano equivalente al triple del volumen del conjunto de los océanos del planeta.

Graham Pearson, miembro de la Universidad de Alberta, Canadá, es el autor principal de este estudio publicado por la prestigiosa revista Nature y que arrancó con el hallazgo de un pequeño diamante que apuntaría a la existencia de una inmensa balsa de agua ubicada a unos 600-700 metros de profundidad bajo el manto terrestre.

Este increíble descubrimiento desplazaría a la teoría predominante hasta ahora en lo que al origen del agua en nuestro planeta se refiere. Dicha teoría apunta a que el agua llegó a la Tierra de la mano de los cometas de hielo que pasaban por aquí hace millones de años. Pero ahora todo cambia: la existencia de este océano escondido sugiere que el agua de la superficie del planeta proviene de su propio interior como parte de un ciclo integral del agua.

De esta forma, los investigadores consideran que el agua de la Tierra podría haber llegado hasta la superficie desde el interior “empujada” por la propia actividad geológica.

Graham Pearson afirma que “una de las razones por las que la Tierra es un planeta dinámico, es la presencia de agua en el interior. Los cambios de agua dependen de la forma en que funciona el mundo.”

Este interesante descubrimiento de un océano hasta ahora desconocido pone de manifiesto que aún a día de hoy los científicos, y todos nosotros, estamos aprendiendo sobre la composición del planeta en el que vivimos lo cual a su vez, nos ayudará a comprender aspectos vinculados al cambio climático, estrechamente relacionados con la actividad tectónica que de forma continúa, aunque casi siempre imperceptible, se produce bajo nuestros pies.

Deja un comentario