Estados Unidos comienza a pensar en verde

Estados Unidos comienza a pensar en verde

La “Era Obama” comienza a llegar a su fin  y el líder estadounidense no desea pasar a la Historia sólo por ser el primer presidente negro o quien puso fin a cinco décadas de enemistad con Cuba, también desea acabar con décadas de desprecio por el planeta y el medio ambiente con una ley que, entre otros medidas, limitará por vez primera en Estados Unidos las emisiones de dióxido de carbono. Pero la medida cuenta con una gran oposición aun aún impide cantar victoria.

Obama apuesta por las renovables

Estados Unidos es uno de los países más contaminantes del mundo. Junto con China, han contribuido de forma más que significativa a la decadencia del medio ambiente; tsunami, sequías, incendios y otros tantos fenómenos directamente relacionados con la crisis medioambiental no han hecho si no crecer y multiplicarse durante las últimas décadas mientras la mayor potencia del mundo simplemente velaba por sus intereses económicos presentes y miraba hacia otro lado. Pero ahora la cosa ha cambiado, la degradación del planeta podría comenzar a afectar a determinados sectores económicos de Estados Unidos y, por tanto, ha llegado el momento de actuar.

Barack Obama ha publicado un vídeo en Facebook en el que afirma que “el cambio climático ya no es un problema de las generaciones futuras” y, en base a esta convicción, junto a la consideración de que las emisiones de dióxido de carbono son las principales responsables del cambio climático y de todas sus catastróficas consecuencias, por vez primera Estados Unidos impulsará una ley que limita las emisiones de dióxido de carbono. El presidente describe su plan como “el paso más importante que haya dado EE UU en la lucha contra el calentamiento global”, posiblemente el único realmente importante que ha dado hasta el día de hoy.

Al menos un tercio de las emisiones de dióxido de carbono y de otros gases contaminantes de Estados Unidos tienen su origen en las plantas energéticas del país,  Apoyándose en esta realidad y en las previsiones de un estudio realizado por la Casa Blanca y según el cual la subida de 2 grados de la temperatura media tendría consecuencias catastróficas para el país, especialmente en sus extensas áreas agrícolas cuya actividad se vería seriamente afectada, así como en la forma de subida del nivel del mar, aumento de catástrofes naturales (los incendios forestales son una auténtica preocupación en el país del Tío Sam) y los evidente perjuicios para la salud de los ciudadanos, el nuevo paquete de medidas no se limita a reducir las emisiones de dióxido de carbono si no que también pretende:
  • Reducir las emisiones de las plantas energéticas en un 32% en 2030 con respecto a los niveles de 2005.
  • Fomento y exigencia de uso de energías renovables como la solar o la eólica.
  • No habrá período de transición en el que se usen energías consideradas menos contaminantes como el gas natural; el sala las energías renovables será directo.
  • Refuerzo del programa cap and trade, una especie de mercado en el que los Estados pueden comprar “licencias para contaminar” a cambio de reducir sus emisiones.
  • Compensaciones fiscales si los recortes comienzan en 2020 y no en 2022 como está previsto.

El plan de actuación será muy similar al ideado por Obama para su reforma sanitaria: el gobierno de Estados Unidos fijará unos recortes concretos para cada uno de los Estados que integran el país y serán estos los que, antes de 2018, deberán presentan un plan específico para lograrlos.

Pero el propósito ideado por Barack Obama ya cuenta con importantes detractores. Los más batalladores son los legisladores republicanos procedentes de Estados cuyas economías dependen, tal vez demasiado, del carbón. Así, una docena de Estados ya ha manifestado su negativa a aplicar el plan  y por supuesto, no faltan los argumentos casi apocalípticos de un sector republicano que afirma que estas medidas supondrán el cierre de fábricas y, por tanto, de miles de puestos de trabajo.

Tras casi ocho años al frente de Estados Unidos, Obama por fin ha cogido por los cuernos al toro del cambio climático, pero el camino no ha hecho más que empezar. Desde las filas republicanas ya anuncian, como hicieron con el plan de reforma sanitaria, una auténtica batalla campal en los tribunales..

FUENTE | El País

2 thoughts on “Estados Unidos comienza a pensar en verde”

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Apple, Google y Microsoft, junto a Obama, contra el cambio climático - Applelizados

Deja un comentario