Una ciudad dividida, 25 años de lucha en Murcia ¿para nada?

Después de 25 años de protestas y lucha pacífica, los vecinos de la parte sur de la ciudad de Murcia continúan aislados y marginados del resto de la ciudad. Las fuerzas no se agotan, pero sí su paciencia y ya hay voces que piden, y muchas más que apoyan, la necesidad de un "segundo Gamonal" para que se ponga fin de una vez por todas a esta situación de injusticia.

La paradoja de cómo una vía de comunicación acaba rompiendo la comunicación misma

Murcia, como otros tantos lugares de nuestro país, sufre de la paradoja de unas vías de comunicación que, en su intento por unir más eficazmente unos lugares, han acabado por incomunicar, al menos parcialmente, otros tantos que se cruzan a su paso. Lo más curioso de todo ello es que la solución es sencilla, sólo es necesaria voluntad política algo que, en Murcia, se ha demostrado ser algo que escasea.

1425294770_thumb.png

A lo largo de aproximadamente 4 kilómetros las vías del tren en Murcia separan barrios como parte de El Carmen, o Santiago el Mayor del resto del municio. Lo hacen gracias a un antiestético y vulgar pasillo, a veces levantado en ladrillo y argamasa, a veces una simple valla metálica, que recuerda más bien a otros momentos, una especie de "muro de Berlín" muy particular. Las consecuencias de ello son evidentes: aislamiento, marginación, accidentes, degradación… Para aquellos que no conozcan la situación, esta imagen os ayudará a comprender la barrera de la que os estoy hablando:

Durante los últimos 25 años, los 9.000 vecinos más directamente afectados sólo han tenido una reclamación, el soterramiento de las vías del tren que no aislen una zona de la ciudad respecto del resto lo cual, a su vez, podría eliminar de un plumazo la marginación a la que están sometidos y condenados estos barrios a la vez que revitalizar su vida social y económica. Y también durante los últimos 25 años estos 9.000 vecinos no han obtenido sino promesas incumplidas.


En el actual clima de corrupción generalizada, especialmente urbanística, que estamos viviendo tanto en el municipio de Murcia como en el resto de la Comunidad autónoma, y del que, muy probablemente, aún no conocemos más que una mínima parte, el gobierno asegura no tener presupuesto para ello, y ésto a pesar de que ha sido, en varias ocasiones, una de sus grandes promesas. Incluso llegaron a inventarse algo así como un proyecto que pasaba por privatizar el suelo público para así obtener fondos con los que soterrar las vías del tren, una auténtica memez que, evidentemente, no llegó a ninguna parte.

Ahora, con la próxima llegada del AVE, ya sabéis, el medio de transporte para los que tienen un buen bolsillo, la situación se agrava. Tras prometer, nuevamente, que el paso del AVE por la ciudad de Murcia sería soterrado, una vez más se confirma que no será así; el nuevo tren continuará dividiendo la ciudad en dos y manteniendo a 9.000 personas, de cuyos impuestos también vive ese mismo gobierno, aisladas, marginadas, pero en una situación aún más triste pues los muros que ahora tienen algo así como dos metros de altura (no los he medido, ni lo haré) se multiplicarán por dos: un largo muro de 5 metros de altura protegerá el paso del AVE a su paso por la ciudad de Murcia, un muro que sin duda alguna vendría muy bien para protegerse de amenazas zombies, como en Guerra Mundial Z, pero que causara una más que justificada vergüenza, malestar social, y mayor degradación y marginación.

Así, durante 25 años estos vecinos han estado luchando de forma totalmente pacífica: concentraciones, recogida de firmas, han acudido a prensa, radio y televisión, manifestaciones… La última de ellas el pasado sábado, tal y como recogen en eldiario.es, con gran éxito y con el apoyo de PSOE, IU-V, UPyD, Equo y Coidadanos, es decir, con el apoyo de todos a excepción del PP, el partido gobernante desde hace dos décadas, el partido que había prometido el soterramiento de las vías del tren, el partido que ahora está envuelto en múltiples casos de corrupción y al que uego, incomprensiblemente, le sorprenderá el 20% de votos perdidos según la última encuesta publicada por el diario La Verdad.


Como decía, 25 años de "lucha" pacífica en la que ya no queda nada por hacer y en la que la paciencia ya se está perdiendo, algo de lo que en modo alguno podemos culpar a los afectados pues 25 años de paciencia es demostrar tener mucha paciencia pero, cuando ven que son sistemáticamente engañados con falsas promesas, cuando ven que sus intereses, totalmente justos y legítimos son pisoteados como quien pisa una cucaracha, esa paciencia se agota. Ya hay vecinos que reclaman acciones más rotundas y contundentes tal y como podréis ver en el documental que os dejo a continuación, la necesidad de un "segundo Gamonal", una propuesta que cada día gana más adeptos y que, de continuar la situación así, acabará por convertirse en una realidad. Y es que, cuando el único que puede tomar las decisiones te ignora y desprecia como el Gobierno de Murcia ha hecho con estos vecinos durante 25 años, ¿qué maste queda?

Os dejo con el documental Velocidad Absurda de Left Hand Rotation que os permitirá comprender la realidad que hoy os que querido transmitir.

 

 

4 thoughts on “Una ciudad dividida, 25 años de lucha en Murcia ¿para nada?”

  1. Pingback: Bitacoras.com

    1. Sería lo lógico, además de lo prometido en varias ocasiones, que el tren, a su paso por la ciudad, lo haga bajo tierra, pero “nunca hay dinero” para lo importante, aunque sí para otras cosas.

  2. Lo unico que se es que cuando las autoridades ponen oidos sordos  y no se conmueven en realidad, no sabria que puede pasar, ahora la violencia no conduce a nada bueno y a veces lo he visto en mi pais que para hacerse oir recurren a acciones violentas, nada aconsejable porque puede ser lamentable. Ya surgira de pronto entre las autoridades alguien que si quiera a su pueblo.

Deja un comentario