Corrupción en España: las cifras de la vergüenza

Hace algunos años, pocos, cuando hablábamos de corrupción, nos venía a la mente el caso de Italia o de tiempos pasados en la década de los noventa en nuestro país. Sin embargo las cosas han cambiado y ahora, cada día que pasa, el sentimiento de que el sistema político y financiero español está podrido por dentro es cada vez mayor. No pasa un día sin que nos enteremos de alguna pifia nueva por parte de algún político, banquero y demás “gente de alta alcurnia”. Y cuando crees ver un atisbo de honradez en el horizonte, al final de tanta corrupción,  te enteras de que uno de los candidatos socialistas al que se le llena la boca hablando de regeneración democrática era miembro de la asamblea en Caja Madrid en los tiempos de Blesa. ¡Qué sí! Que en realidad no tiene importancia por tratarse de un puesto casi sin responsabilidad y que ocupó simplemente porque le toca en función a su cargo político pero lo malo es que lo ocultó y claro, cuando ocultas algo que sólo reconoces cuando lo publican el periódico de turno, ya haces que lo que no tiene importancia de nuevo vuelva a oler un poco mal. Hablo de Pedro Sánchez, el flamante nuevo secretario general del PSOE que sin embargo, sí que parece traer nuevos aires. Ya veremos.

Autor: FORGES
Autor: FORGES | Parodia sobre la corrupción y la pérdida de ideales

La percepción general que tenemos los españoles es una: injusticia ante la corrupción. Porque por más escándalos que surgen prácticamente nadie va a la cárcel, y cuando digo “nadie” me refiero, otra vez, a políticos, banqueros y demás. Pero ojo, no te encuentres una tarjeta de crédito en la calle y compres comida para tu hijo porque pueden caerte dos años de cárcel. Y ésto es una realidad, le pese a quien le pese. Son datos. Porque en España, la Infanta no sabía lo que firmaba, pero una anciana de 80 años que no sabe leer ni escribir, o aun anciano ciego en las mismas circunstancias, “sí entendían a la perfección lo que eran las preferentes”. Vergüenza es la palabra. ¿Que exagero? Hablemos pues de las cifras de la vergüenza de la corrupción.

Corrupción: Spain is different

En España, y hablando de corrupción, “hay casi 1.700 causas abiertas en sus diferentes órganos judiciales, más de 500 imputados en estos procedimientos y sólo una veintena cumpliendo condena en alguna de las cárceles del territorio nacional”.

Los casos de corrupción política (y por tanto, económica) afectan a todos los escalafones del poder. Salpican a concejales, a alcaldes, consejeros, asesores, expresidentes de comunidades autónomas (Jaume Matas, Manuel Chavez…), exministros (Magdalena Álvarez), responsables dentro de la organización de los partidos aunque sin cargo político, partidos políticos (PP, PSOE, CIU…), sindicatos (UGT)… ya nadie se escapa, de izquierdas o de derechas.

“El pasado año, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) cifró en 1.661 las causas abiertas en los diferentes órganos judiciales españoles por delitos relacionados con la corrupción. Éstas afectan a tipos penales como la prevaricación, revelación de secretos, cohecho, tráfico de influencias, malversaciones, negociaciones prohibidas a funcionarios, blanqueo de capitales, apropiación indebida, fraude, estafa, falsedad documental y delitos contra el patrimonio histórico y contra el medio ambiente”. pero ¿cuántos juzgados y encarcelados?

Lo cierto es que a pesar de tanto proceso judicial contra la corrupción y tanto encausado, tan sólo un número ínfimo de “sospechosos” por corrupción están cumpliendo condena, principalmente por la dilatación de los procesos judiciales, la lentitud de trámites administrativos, etcétera. Aunque para juzgar a jueces curiosamente los procesos judiciales sí que van rápidos.

Números de políticos en prisión | España | Gráfico publicado por Europa Press
Números de políticos en prisión por corrupción | España | Gráfico publicado por Europa Press
  • Caso de corrupción Gürtel → más de 150 imputados → sólo Bárcenas está en la cárcel y la fase de instrucción aún no ha finalizado.
  • Caso de corrupción de los ERE fraudulentos de Andalucía → 144 imputados → sólo el exdirectivo de Vitalia Eduardo Pascual está en prisión.

Son sólo dos ejemplos de corrupción, por citar los más conocidos a la vez que los que más vergüenza causan, especialmente el caso de los ERE de Andalucía por cuestiones evidentes (quedarse con el dinero que iría destinado a familias algunas de las cuáles hoy no tienen para dar a comer a sus hijos y dependen de la “limosna” de los comedores escolares es más que corrupción, es falta de ética y moral). Sólo dos casos, casi 300 implicados, sólo 2 en prisión y aún nadie con una sentencia firme.

Podéis ampliar mucha más información sobre corrupción con cifras y nombres en el artículo Radiografía de la corrupción en España: cerca de 1.700 causas, más de 500 imputados y sólo una veintena en prisión.

A la caza del juez

José Castro
José Castro

Por otro lado, el tratamiento hacia los “jueces de la corrupción” es también absolutamente vergonzoso. El juez Castro recibe insultos y difamaciones prácticamente a diario por parte de medios y periodistas que desconocen la objetividad y se muestran claramente partidistas, e incluso por el propio fiscal Horrach quien, inexplicablemente, no hace si no oponerse a la imputación de la Infanta Cristina, algo inaudito, en lugar de cumplir su misión final: colaborar en el esclarecimiento de la verdad, sea ésta cual sea. Y lo hace acusando de lo que claramente sería prevaricación por parte del juez y en estos términos: «cuando el puerto de destino está determinado antes de iniciar la investigación, basado en meras conjeturas, contamina de tal forma la marcha exploratoria que la convierte en un itinerario inamovible, en el cual los parámetros de imparcialidad, objetividad y congruencia que deben presidir cualquier actuación judicial quedan relegados». Estas palabras forman parte del recurso a la imputación de la Infanta Cristina.

Garzón, lleva años apartado de la carrera judicial mientras la trama de corrupción Gürtel se desvanece en el tiempo y sólo el “listo” de Bárcenas permanece en prisión.

Y qué decir del juez Elpidio José Silva; mientras Blesa y su séquito campan a sus anchas, él es juzgado y criticado e incluso insultado hasta la saciedad por haber perseguido la corrupción.

Así lo percibimos los ciudadanos

En las sociedades modernas y evolucionadas, como se supone que es España, existen al menos cuatro poderes que, en teoría, se suponen independientes entre sí sin embargo en nuestro país, repleto de casos de corrupción, la realidad que percibimos los ciudadanos es bien distinta:

  • un poder político (incluyo aquí ejecutivo y legislativo) plegado al aparato económico financiero
  • un poder judicial controlado por el poder político (y, por extensión, el poder económico)
  • un poder económico financiero plegado a sus propios intereses.
  • un cuarto poder, el poder de los medios de comunicación, que ha perdido toda su esencia (y me refiero a los grupos empresariales y “grandes periodistas” habituales de las tertulias televisivas), que desconoce el significado de términos como objetividad, verdad, veracidad o ética profesional, y que se pliega, según convenga, al mejor postor.

Dicho ésto y visto lo visto, tal vez tal sólo quede limpio de corrupción, impoluto el único y verdadero poder, el poder del pueblo, ¿cuándo este poder se pondrá manos a la obra?

¿Qué opináis amig@s?

Tal vez también te interese El quinto poder: el poder de las redes sociales.

1 thought on “Corrupción en España: las cifras de la vergüenza”

  1. Pingback: Las cifras de la vergüenza: así va ...

Deja un comentario