Las series de TV que no te puedes perder (IV): The Walking Dead

The Walking Dead

Tal vez suene extraño por tratarse de una serie de zombies pero hasta el momento este es uno de los posts sobre series de TV que más me ha costado hacer por ello vamos a fijarnos en algunos “gestos representativos” de este título que nos demuestran que, si miramos más allá de una simple historia de muertos que vuelven a la vida, estamos ante una de las mejores series de televisión de los últimos tiempos.

The Walking Dead
The Walking Dead

Reconozco que comencé a ver esta serie por el mismo motivo que he visto Guerra Mundial Z, la saga completa de REC, 28 días después y su secuela 28 semanas después o la saga Resident Evil entre otros muchos títulos por el estilo es decir, por la temática del colapso (tal vez fin) de la Humanidad como consecuencia de un virus letal que hace despertar a los muertos, asunto que incrementa su interés si le añadimos el ingrediente mágico: teorías conspiratorias. Pero The Walking Dead me fue gustando cada día más por su historia, sus personajes, las relaciones entre ellos y con lo que queda del mundo, quedando el “apocalipsis zombie” en una mera excusa para lo realmente importante.

Cuál es el origen de The Walking Dead

Este es quizás otro de los aspectos que llama poderosamente la atención: The Walking Dead está basada en una serie de cómics del mismo nombre (que por cierto, creo que aún no ha llegado a su fin) del autor Robert Kirkman (publicada en España por el grupo Planeta), también productor ejecutivo de la series lo que supone haber convertido casi en obra maestra algo que muchos, equivocada y despectivamente consideran “friki” en base al grandioso trabajo de un excelente equipo de guionistas que sin embargo, han tenido que modificar ciertos aspectos del cómic original con el fin de poder adaptar la historia a los condicionantes de un medio tan diferente como la televisión.

Como os decía, las diferencias entre el cómic y la serie son palpables lo cual, en mi humilde opinión, no resta valor a ninguna de las dos. Pongamos sólo un ejemplo. Tal y como señala Santiago Bienvenuto en Cómics Batanga, en el cómic, el personaje de “Dale Horvath presenta diferencias drásticas con respecto a la serie de TV. En primer lugar, su esposa no muere de cáncer sino que es mordida por un grupo de caminantes. Otra diferencia importante es la relación que mantiene con Andrea. Después de la muerte de Amy [hermana de Andrea], Dale y Andrea comienzan a forjar un vínculo amoroso, lo cual no sucede en la serie televisiva donde el lazo es de un carácter más parental. De hecho, la relación se vuelve tan fuerte que terminan formando una familia adoptando a los hijos huérfanos de Allen y Donna (personajes que no aparecen en la serie de AMC), lo que le empieza a dar a Dale un mayor peso de liderazgo dentro del grupo”. Es sólo un ejemplo.

La serie: estructura en temporadas

Actualmente ha finalizado la cuarta temporada mientras que la quinta ya está en proceso de rodaje. Así, la serie, hasta este momento, se divide en 5 temporadas que, si bien mantienen una línea argumental continua en base a sus personajes y las relaciones entre éstos, también se muestran bien diferenciadas una de otra.

La primera temporada cuenta con sólo seis episodios y se centra en Rick Grimes, su “despertar”, el reencuentro con su familia y el resto del grupo y la marcha hacia el CDC (Centro de Control de Enfermedades de Atlanta) manteniendo la esperanza de que allí encontrarán la solución.

La segunda temporada, de trece episodios, está marcada por la desaparición de Sophia, hija de Carol, y la unión del grupo original a la granja de Hershel y su familia donde transcurrirá toda la temporada hasta el “fatal desenlace”.

The Walking Dead. Esta imagen es muy reveladora de lo que sucede en la segunda temporada y que será clave en el futuro de la serie
The Walking Dead. Esta imagen es muy reveladora de lo que sucede en la segunda temporada y que será clave en el futuro de la serie

La tercera temporada. Ha pasado el invierno y el argumento transcurre a través de dos historias paralelas y simultáneas aunque geográficamente separadas. Por un lado los supervivientes de  la Granja llegan a una prisión que harán suya. Por otro lado, Andrea y Michonne llegan hasta Woodbury, un pequeño pueblo de la “América profunda” que ha sabido y podido protegerse de la amenaza zombie gracias a El Gobernador. Ambos grupos acabarán encontrándose y protagonizando una auténtica guerra.

La cuarta temporada, de dieciséis episodios, se inicia tras el ataque del Gobernador a la prisión y estará marcada por el regreso de éste y una nueva división involuntaria de grupos que acabarán reencontrándose en la búsqueda de una nueva esperanza: la Terminal. El capítulo final de temporada es tan claustrofóbico como desconcertante.

La quinta temporada se estrenará el próximo mes de octubre y también constará de dieciséis episodios.

Sirva como dato que la audiencia de The Walking Dead en Estados Unidos se ha triplicado entre la primera y la cuarta temporada pasando de 5,97 millones de espectadores para el último capítulo de la primera temporada hasta los 15,7 millones de audiencia en el último episodio de la cuarta.

Audiencia The Walking Dead Estados Unidos | FUENTE: Wikipedia
Audiencia The Walking Dead Estados Unidos | FUENTE: Wikipedia

Como ya habréis comprobado, estamos hablando de una serie sobre “muertos vivientes” pero, de lo que menos hablamos es, precisamente, de “muertos vivientes” entonces…

De qué trata realmente The Walking Dead

El inicio de la serie no es sino la maravillosa presentación de la situación y de lo que está por venir.  El mundo ha cambiado aunque en esencia “sigue siendo el mismo, el débil pierde”, afirma en el capítulo 1×04 el único miembro de raza negra del grupo, y éste será uno de los pilares de la serie, la aceptación de una nueva situación cuyos pilares sin embargo siguen siendo los mismos. Se ha vuelto al estado de naturaleza, a la lucha constante por la supervivencia mientras, en el seno del grupo protagonista, aun tratan de mantener la cordura.

El personaje principal, Rick, que no protagonista al tratarse una serie coral, adopta al comienzo el mismo papel que tenemos los espectadores: el de encontrarse de repente con una situación nueva, desconocida repleta de interrogantes. Esto nos permite identificarnos con el. Rick es policía y por ello, portador de una gran símbolo en la serie, su uniforme. Y es que su uniforme representa el punto de unión entre la vida de antes y la de ahora. Adopta el papel de líder, aún cuando no forma parte del grupo desde sus orígenes, justificado, en gran medida, por la autoridad que le da su uniforme. Su compañero de trabajo y amigo Shane sin embargo, que no conserva su ropa de trabajo, adoptara un papel secundario en cuanto a la dirección del grupo casi tan pronto como Rick y su uniforme aparecen. Una actitud claramente recelosa, desafiante y opuesta, también basada en una gran mentira.
Rick se empeña, literalmente, en creer que existe una solución, donde quiera que esté, que hay una esperanza, pero sólo acabara asumiendo de forma 100 por 100 el nuevo mundo cuando se despoje de su uniforme.
La serie es la lucha constante ante la necesidad de tomar una simple aunque difícil decisión: vivir o morir. Sólo cuando cada uno de los personajes asuman esa realidad, generalmente por un hecho traumático, es cuando se puede decir que están preparados para sobrevivir en el nuevo mundo. En los primeros capítulos, algunos protagonistas han de dejar a Merl, un integrante peligroso para el grupo, en una azotea de Atlanta esposado a una tubería. Esto sólo es así porque no han asumido aún que han de tomar la decisión de vivir o morir, y por tanto, no se atreven a hacer lo que más tarde a duras penas se plantearán. Merl sobrevivirá, y no porque remordidos por sus conciencias acuden a su rescate, y será clave en el futuro.
Sólo Shane ha tomado prematuramente la gran decisión: “No puedes seguir siendo bueno y esperar vivir” de dice a Rick en lo que son unas de sus últimas palabras. Encarna la actitud contraria de Rick quien, a pesar de comprender que su enemigo ya no son sólo los caminantes, no está dispuesto a todo por sobrevivir, conserva sus valores hasta el máximo posible.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y en todo ello el último capítulo de la primera temporada será un punto de inflexión. Un hecho trascendental les hará comenzar a comprender que no existe más que una opción, sobrevivir, pues lo que les espera tras la muerte es, precisamente, la “no muerte”

En el caso de Carol vemos como pasa de ser una mujer sumisa, dependiente y maltratada por su marido a transformarse en una mujer decidida y valiente, consciente de la necesidad de supervivencia, una superviviente casi en el sentido más puro y uno de los pilares fundamentales del grupo aún cuando se separa de este. Curiosamente este casi fin del mundo le otorga la oportunidad de ser libre y decidir por sí misma.

Shane, el amigo de Rick dispara a Otis y se lo sirve en bandeja a los zombis para poder escapar sin embargo, lo que a primera vista puede resultar la actitud egoísta de alguien que desde el principio ha decidido vivir y no morir, no es si no el sacrificio ¿necesario? para poder salvar la vida del hijo de su amigo llevándole las medicinas y equipo médico que habían ido a buscar.
Mientras Carol, madre de Sophia, la niña desaparecida, rezará a un Jesucristo en la cruz que la cámara, de forma muy oportuna y significativa, muestra inmóvil ante las súplicas y desesperación de la madre. Es lógico que la escultura no se mueva, es una escultura, sin embargo consigue transmitir ese sentimiento de parálisis de un Dios que, en base al ideario de la serie, de existir no podría estar permitiendo tanto dolor. Aún así, Carol se está haciendo cada vez más fuerte.
Andrea, que en otro momento quería abandonar, ahora ha decidido que toca vivir; T-Doc muestra su debilidad, en contraposición a su fuerte apariencia, por ser el único miembro del grupo negro.
“Eres más lento que The Walking Dead”. Es una de las acusaciones mas famosas vertidas en contra de la serie, o más bien en contra del ritmo de su historia sin embargo ¿es lenta o marca el ritmo necesario para que podamos observar y, sobre todo comprender la evolución de cada uno de los personajes? En el capítulo dos de la segunda temporada el hijo de Rick recibe un disparo accidental. Este suceso, que sirve de catapulta a la incorporación de nuevos personajes cuya importancia será trascendental en el futuro, se prolonga durante varios capítulos. Simultáneamente, la desaparición de Sophia, la hija de Carol, que sucede en el capítulo uno de la segunda temporada, se prolonga por un número de capítulos aún mayor, siete, sin embargo ambos episodios, entendidos como hechos o acontecimientos, sirven para perfilar aún más la evolución y personalidad de cada unos de los protagonistas. Sofía nunca había estado desaparecida en ese sentido, sino muerta y transformada en caminante en el pajar de Hershel. El acontecimiento del pajar al finalizar la segunda temporada será el segundo gran punto de inflexión de la serie: Carol ha quedado sola, ya sin marido y sin hija, Rick cierra el capítulo de la desaparición de Sophia, del que se consideraba culpable mientras Hersel, hombre religioso que aún consideraba a los zombies personas para las que podría haber una cura, despierta del engaño que el mismo se ha creado fruto del dolor por la pérdida de su esposa e hijastro.
Y así podríamos poner ejemplos de todos y cada uno de los personajes por tanto, no se trata de un ritmo lento, si no necesario, adecuado tal vez a como podría ser en la vida real y es que “The Walking Dead”, mas que una serie de muertos vivientes, es una serie sobre la evolución de las personas en situaciones extremas, es una historia de esperanza.
“No puedes seguir siendo bueno y esperar vivir” Shane a Rick. Encarna la actitud contraria de Rick quien, a pesar de comprender que su enemigo ya no son sólo los caminantes, no está dispuesto a todo por sobrevivir, conserva sus valores hasta el máximo posible.
Y para acabar, os dejo con una promo de la Temporada 4 de The Walking Dead que seguro acabará despertando vuestro interés si aún no habéis comenzado a ver esta serie de TV que en España emiten en FOX TV primero y más tarde, en abierto, en NEOX (todos los lunes a las 22:00h)

MÁS INFO:

Tal vez también te pueda interesar:

 

 

3 thoughts on “Las series de TV que no te puedes perder (IV): The Walking Dead”

  1. Pingback: Las series de TV que no te puedes perder (IV): ...

  2. Pingback: The Walking Dead: fecha de estreno y tráiler oficial | José Alfocea García

  3. Pingback: The Walking Dead 6, un final sin respiración | jose alfocea | Redactor freelance

Deja un comentario