Las series de TV que no te puedes perder (III): Breaking Bad

Breaking Bad

Por fin ha llegado uno de los momentos que tantos de vosotros estabais esperando: hoy toca hablar de Breaking Bad, una serie de televisión que muchísimos expertos y no tan expertos no dudan en calificar como la mejor serie de la historia de la televisión que hasta ahora se haya realizado o, sencillamente, una obra maestra. Tal vez esa afirmación resulte un tanto descabellada para algunos, yo no me atrevería a decir tanto, ni de esta ni de otra serie o película, pero sin lugar a dudas ha sido una historia que ha marcado un antes y un después a la vez que ha descubierto al mundo a uno de los mejores actores que existen en la actualidad, Bryan Cranston, y que, como otros tantos, aún no había recibido su definitiva oportunidad.

Pero hablar de Breaking Bad resulta un tanto complicado, y os diré por qué. Esta serie trata en su más profundo interior de la evolución de las personas y de cómo éstas pueden (o podemos) llegar a realizar acciones impensables en situaciones límite. A su vez, plantea un profundo debate: los seres humanos ¿nos transformamos en función de las circunstancias o son las circunstancias las que hacen aflorar a nuestro verdadero yo oculto, escondido, bajo el manto de las normas sociales que nos rodean? Esta es la razón básica, además de otras muchas, por la que Breaking Bad mereció mi atención durante cinco temporadas, y por la que también la merece ahora.

Breaking Bad, ¿de qué va?

Walter White (Bryan Cranston) es profesor de química en un instituto de Albuquerque, Nuevo México (Estados Unidos), con una personalidad un tanto retraída y que, tras cumplir los cincuenta, le diagnostican un cáncer de pulmón incurable. Está casado con Skyler (Anna Gunn), y ambos tienen un hijo, RJ, que sufre una discapacidad. Y para colmo, su cuñado, esposo de la hermana de su mujer, es agente de la DEA (Drug Enforcement Administration” = Administración para el Control de Drogas en E.E.U.U.). ¿Y por qué ésto último es tan importante? Pues muy sencillo.

Cuando Walter White conoce su incurable enfermedad toda su vida cambia, sus pretensiones de futuro se derrumban y sólo ve una única misión que cumplir en la vida antes de morir: dejar a su familia el suficiente dinero para que puedan vivir sin problemas en su ausencia. Así, y bajo este convencimiento, Walter busca la ayuda de un antiguo alumno del instituto donde trabaja, Jesse Pinkman (Aaron Paul); juntos fabricarán y comercializarán la metanfetamina azul con el único fin de conseguir el dinero necesario. Sin embargo todo comienza a complicarse dando lugar a una evolución tremenda de todos y cada uno de los personajes.

Pero ¡OJO! La historia de la droga no es más que el hilo conductor de una historia mucho más completa y compleja, como decía, fundamentada en la dicotomía entre el antes y el después de un hecho traumático, sin dejar de lado una feroz crítica al sistema sanitario estadounidense.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Algunas valoraciones sobre Breaking Bad.

Lo cierto, y tal vez por algo será, es que tanto la crítica experta como los propios espectadores se deshacen en elogios hacia Breaking Bad. El portal FilmAffinity recoge algunas de estas críticas:

  • “Una tragicomedia bizarra, oscura y amargamente sombría (…) Breaking Bad te otorga unos escalofríos extrañamente gratificantes”. Tom Shales, “The Washington Post.
  • “Breaking Bad mezcla desesperación y malicia para crear un producto volátil y valioso”. Ken Tucker, “Entertainment Weekly.
  • “El creador de la serie Vince Gilligan aporta una peculiar sensibilidad (…), y la serie se hace más rica y absorbente a partir de la segunda y tercera hora”. Brian Lowry, “Variety”.
  • “Es una desigual mezcla de oscura comedia y drama moral aún más oscuro al estilo de los Hermanos Coen , pero Cranston está increíble como desesperado ‘gangsta-nerd’ en apuros”. James Poniewozik, “Time”.
  • “Una serie excelente”. Carlos Boyero, “El País”.

Lo tengo que confesar. Cuando vi la primera temporada no me pareció para tanto sin embargo, la insistencia de una amiga me hizo darle “una segunda oportunidad” pues, aunque no estamos obligados a ver una serie por mucho que nos gusten las series ni por mucha fama que le otorguen medios y/o espectadores, no quería dejar pasar la oportunidad de comprobar si de verdad era tan buena como decían. Así que si aún no la has visto, no desistas en la primera temporada pues no es si no el punto de arranque necesario de una historia fabulosa contada con maestría.

Espero que os haya gustado y que este post os anime a verla si aún no lo habéis hecho, no os arrepentiréis.

1 thought on “Las series de TV que no te puedes perder (III): Breaking Bad”

  1. Pingback: Las series de TV que no te puedes perder (III):...

Deja un comentario