Reclamando a favor de un sistema educativo injusto

TeachingNo son muchas las ocasiones ni los asuntos en los que me manifiesto mostrando el absoluto convencimiento y la fuerza con que lo voy a hacer en este artículo. Hoy, jueves 20 de marzo de 2014 va a celebrarse en Murcia una manifestación de profesores en contra de una educación de calidad, convocada por la Asociación de Interinos Docentes de Murcia (AIDMUR) y lo expreso así de claro porque se trata de un sector del profesorado que defiende su ombligo, sus intereses propios e individuales, su continuidad en el puesto, al margen del compañerismo y al margen, especialmente, de lo que debería ser un sistema educativo de calidad que tanto nos empeñamos en reclamar. Lo digo así porque si estas personas tuvieran una vocación auténtica que otros si tienen, y un sentimiento de servicio educativo por encima de sus injustos intereses, esta tarde no se plantaría frente a la Consejería de Educación de Murcia a reclamar lo que reclaman.

Un sistema injusto.

Hasta ahora, el acceso a la función docente tras la fase de oposiciones se organizaba en base a dos listas. Por una lado la lista preferente, que incluye a todos aquellos aspirantes que, habiendo trabajado en alguna ocasión, gozan de preferencia sobre el resto, al margen de la nota obtenida en la fase de concurso-oposición. Por otro lado, la lista no preferente, integrada en este caso por aspirantes a profesor, en muchos casos con notas brillantes superiores al 9 en la fase de concurso-oposición pero que, por no haber trabajado nunca, no gozan de preferencia.

¿Cuál es el resultado de este sistema?

El resultado al que ha llevado este injusto sistema de baremación es a la existencia de profesores con notas mediocres (tan mediocres como un 1 o un 2 sobre 10) dando clase a vuestros hijos e hijas, mientras otros compañeros, que tal vez podrían ser buenos profesores y que cuentan con notas muy superiores “se mueren de asco” esperando una oportunidad que nunca llega, por no hablar de los recién titulados cuyas posibilidades son prácticamente nulas.

Sé de lo que hablo. Formo parte de una lista de interinos no preferente en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. Llevo tres convocatorias de oposiciones a secundaria arrastradas, las dos últimas aprobadas, y la última mucho mejor que la anterior. Pero tengo que ver día a día la situación que estamos tratando en este artículo.

Y como las listas de interinos son públicas y se encuentran a disposición de todos y todas en la web de la Consejería de Educación de Murcia, en el enlace que os dejo bajo estas líneas podéis consultar las listas de interinos de todas las especialidades en Murcia y comprobar con vuestros propios ojos la cantidad de personas con notas mediocres que están en la lista preferente y trabajando. Después mirad las notas al menos de los primeros puestos de la lista no preferente. ¿Ésto es justo? ¿Para quién? ¿Acaso este sistema puede de algún modo formar parte de una educación de calidad?

Listas públicas (preferentes y no preferentes) de interinos en la Región de Murcia

Captura de pantalla 2014-03-20 a la(s) 16.11.52

¿Qué reclaman con esta manifestación?

Con esta manifestación de hoy los profesores interinos participantes no reclaman mas que todo siga como hasta ahora estaba, mal. Reclaman que se mantengan dos listas, la preferente y la no preferente. Reclaman que vuestros hijos continúen teniendo algún que otro profesor o profesora que ha sido incapaz de aprobar las oposiciones (al menos las últimas a las que se ha presentado) pero que en un momento determinado del pasado tuvo la suerte de trabajar alguna vez y, sólo por ello, ya se encuentra en situación privilegiada frente a otros aspirantes a la docencia con notas excelentes pero cuya oportunidad ha sido cortada de raíz por un injusto sistema imperante.

Por todo ello espero que el actual consejero de educación de Murcia, PEDRO ANTONIO SÁNCHEZ, haga oídos sordos a estas injustas reclamaciones o demostrará tener el mismo amor por la educación que demuestra esta gente: ninguno.

Más información aquí.

Asociación de Interinos Docentes de Murcia (AIDMUR)

8 thoughts on “Reclamando a favor de un sistema educativo injusto”

  1. No, si razón tienen, el sistema es injusto. El sistema es injusto porque los mantiene. Si es cierto que en un profesor da clase habiendo sacado un 1 ó un 2, no sé dónde está la prensa, sobre todo la progre, para contarlo. Wyoming, Buenafuente, aquí tenéis programa. Mola más meterse con el PP o con las chicas esas, ¿cómo se llaman? las del sandwich de queso prezo…

  2. Si no has trabajado nunca no es posible sacar un 9 o más en la fase de concurso-oposición, podrás sacar esa nota en las diferentes pruebas, pero los méritos te bajan la nota. Creo que ahí no has estado acertado.

    1. Eso resulta más que evidente y todos lo sabemos sin embargo en ningún momento he dicho la nota que yo he sacado o no (aunque es pública y puedes consultarla libremente). Además, el debate no soy yo, el debate es el que es: que hay muchos, pero muchos profesores con notas ridículas dando clase. Ésto es una gran verdad, y ahí están las listas para demostrarlo. Se puede estar a favor o en contra, pero no se puede negar.Y eso no pude seguir así.
      El sistema es tan eficaz que, como tu bien dices, “los méritos te bajan la nota”, es que es realmente absurdo y contrario a la connotación positiva que ya de por sí tienen los méritos ¿quién presenta sus méritos o logros con la intención de quedar peor que estaba? Esto no tiene pies ni cabeza, no se sostiene por ninguna parte.
      Y no es que no haya estado acertado, es que simplemente no he mencionado nada al respecto en este artículo cuyo objeto no es explicar las fases y procesos de un concurso oposición.

      1. No te lo tomes así. No te has explicado bien, lo asumes y ya está. No hay nadie perfecto. Pero como tú dices, este no es el caso. Yo pienso igual que tú (yo soy funcionario de carrera, y tuve que sacar casi un 10 para sacar la plaza salvando este sistema tan injusto) y los que están dentro también, pero como les beneficia quieren mantenerlo, y pocos de los que reivindicáis lo contrario si estuviérais en su situación actuaríais de manera opuesta. Ese es el problema, que individualmente somos muy egoistas, solo vamos a salvar nuestro culo, aunque dentro de 25 años tengamos que defender lo contrario para que puedan trabajar nuestros hijos.

        1. No me lo tomo mal, simplemente lo llamo “concurso oposición” porque así se llama el proceso. Por lo demás, efectivamente tienes razón, la diferencia radica en que yo, por ejemplo, no salgo públicamente a defender algo injusto a sabiendas de que lo es, y muchos de ellos hoy lo están haciendo. Como tu bien dices prima el individualismo pero cuando sus hijos engan un mal profesor entonces también sabrán quejarse, pero situándose en el lado contrario.
          Muchas gracias por tus comentarios y por participar, para eso existe este espacio.

  3. Tienes toda la razón del mundo. Eso lo he vivido yo con mi pareja en Andalucía. Cuatro oposiciones aprobadas, con nota alta, y ha sido a la cuarta cuando ha podido trabajar. En Andalucía. Primero en Almería, luego a Sevilla. Vamos, como Marco buscando a su madre. Pero ya ha conseguido trabajar. La suerte ha sido que se han presentado menos gente al haber menos plaza y pensar que era más difícil. Sacó más nota y quedó de los de encima de la lista en bolsa.
    Pero llevas razón, este sistema sólo crea vagos. Cuando eres interino, no todos, pero la inmensa mayoría, estudia para sacar el cinco y no salir de la bolsa. Y lo que dices es verdad, los peores, los que tienen menos nota, son los que están dando clase. Y los mejores, los que se esfuerzan más en la calle.
    Pienso que lo justo sería que las notas se guardaran. Si sacas un nueve, pues tienes un nueve. Yo soy funcionario (no docente) aprobé mi oposición y no tengo que estar cada dos años demostrando que me sé el temario al dedillo.
    Una sola lista, que se baremen los méritos, es lógico. Pero todos con igualdad de condiciones. Y que se guarden las notas. Y si quieres mejorarla, pues entonces te presentas otra vez.
    Saludos, y suerte, que también se necesita en las oposiciones.

  4. Eso me pasó a mí también. Por haber trabajado en la concertada mi experiencia valía la mitad. Si es concertada y sostenida con fondos públicos, ¿qué diferencia hay si el sistema es el mismo? ¿Qué mérito tiene un interino a un profe de la concertada que ha tenido que pasar una entrevista personal?
    En mi caso yo quedé el primero de mi especialidad pero al haber sólo tres plazas y tener menos puntos en la fase concurso, pues me quedé sin plaza. Y encima en la reordenación de las listas me pasaron los interinos por delante. Me quedé sexto en la lista prefente y no trabajé en todo el año.
    Viva la solidaridad, compañeros.

Deja un comentario