Documentación y Televisión: relación inseparable

Sala de control de TV3 - © Pep Ribas
Sala de control de TV3 - © Pep Ribas
Sala de control de TV3 – © Pep Ribas

La televisión y la documentación mantienen una relación no sólo inseparable, si no también necesaria e imprescindible. Toda cadena de televisión cuenta con un departamento de documentación audiovisual encargado de archivar, “curar” y procurar la accesibilidad a todo su material. La finalidad de estas gigantescas bases son fundamentalmente tres:

  • facilitar de forma rápida la información solicitada por los periodistas.
  • facilitar imágenes atemporales para los programas
  • conservación del material audiovisual (del patrimonio)

La documentación audiovisual en televisión

Ésto es lo que muy acertadamente indican Jorge Caldera Serrano y Pilar Arranz Escacha en la obra Documentación Audiovisual en Televisión, editada por UOC dentro de la serie “El profesional de la información”.

Documentación audiovisual el televisión EDITORIAL UOC (cubierta del libro)
Documentación audiovisual el televisión EDITORIAL UOC (cubierta del libro)

La obra en cuestión trata de forma muy amena, breve pero a la vez exhaustiva diversos aspectos en esta relación entre televisión y Documentación desde el origen de los sistemas de información documental en televisión hasta la, a veces, difícil, tensa y incluso polémica relación entre periodistas y documentalistas en cuanto a quién debe hacerse cargo de gestionar y garantizar la conservación y accesibilidad de las bases de documentación audiovisual creadas.

Los autores mencionados sitúan la aparición de los sistemas de información documental de las cadenas de televisión en “la necesidad de explotación -comercial e interna- de los recursos audiovisuales de la empresa” concretando además una doble rentabilidad para las empresas: el abaratamiento de los costes de producción, y rentabilidad patrimonial (preservación del patrimonio audiovisual).

No entraré aquí en otros aspectos de gran interés tratados en este libro como el lugar que ocupa el servicio de documentación en el organigrama general de una empresa televisiva, su estructura interna, las características de la información audiovisual en general y en el ámbito de los informativos en particular, etcétera, pues no es objeto de este artículo presentar un resumen de los contenidos de la obra que, por otra parte, aparecen perfectamente definidos y explicados en la misma.

Sin embargo, sí conviene destacar dos importantes aspectos tratados por sus autores. Por una lado, los grandes cambios producidos en las redacciones con la incorporación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, algo de lo que ya hemos hablado extensamente en diversos artículos de este blog, pero que aquí se sintetizan de forma, nuevamente, muy acertada como son cambios en los soportes (mayor capacidad de almacenamiento y conservación) así como una mejora de la accesibilidad por parte de los usuarios (instantaneidad, “ubucuidad”), cambios en los ritmos y técnicas de trabajo, aparición de nuevas funciones y nuevos trabajos (ciberperiodista, gestor de contenidos, media manager, media browser, system manager…) o mejoras en la calidad técnica entre muchos otros.

@jalfocea en Flipboard

El segundo de los aspectos que más ha llamado mi atención en este libro ha sido el tratamiento de la relación entre el periodista y el documentalista en cuanto a la gestión de la documentación audiovisual. ¿Por qué llama mi atención este aspecto? Por una razón muy sencilla: no trata ambas profesiones como autónomas e independientes, si no como actividades vinculadas entre sí. En este sentido, en cuanto a la selección del material a conservar, “deben ser los documentalistas o periodistas del servicio de documentación los que efectúen esa selección y decidan qué material será conservado definitivamente, temporalmente o borrado“. Es una de las pocas veces en las que ambas profesiones no son mostradas de un modo excluyente. A lo largo de las siguientes páginas se continúa dejando entrever de forma más o menos explícita, que los servicios de documentación en las televisiones están, y deben estar, integrados tanto por profesionales de la documentación como por profesionales del periodismo dado que la accesibilidad, facilidad de uso y el mayor conocimiento por parte de los periodistas del sistema de información documental (…) ha provocado que ahora los periodistas también intervienen en las decisiones sobre conservación y almacenamiento de información.

“El periodista tiene que ser más documentalista”

Así, periodismo y documentación son mostradas como facetas complementarias entre sí; de hecho, el planteamiento va más allá al afirmar que “el periodista tiene que ser más documentalista” dado que en la actualidad, tanto periodistas como documentalistas acceden a la información, es necesaria la formación de usuarios es decir, los periodistas han de saber sacar el máximo rendimiento a los sistemas documentales.

En conclusión, periodismo y documentación son mostradas como actividades complementarias y necesarias entre sí sin que por ellos, documentalista y periodista pierdan la esencia de las funciones de su labor profesional.

NOTA: si estáis interesados en esta materia podéis consultar más información acerca de este libro o acceder a su compra desde aquí y si queréis leer más acerca de los cambios ocasionados por las nuevas tecnologías en los terrenos de la información, la documentación, la comunicación o el periodismo podéis acceder a una selección de artículos aquí.

Espero que os haya gustado el post de esta semana y si es así, no olvidéis el clic en “me gusta” y, sobre todo, dinfundirlo por vuestras redes sociales. Un saludo y hasta la próxima semana.

4 thoughts on “Documentación y Televisión: relación inseparable”

  1. Pingback: Documentación y Televisión: una r...

  2. Más que bueno, es un gran trabajo que facilita el buen entender- La FIAT da tambien parámetros pero no tan claros en relación al material mencionado.

Deja un comentario