Información y privacidad, ¿dónde reside el límite?

Privacidad Vs. Información

      La frágil línea que separa el derecho a la información y el derecho al honor, la intimidad o la imagen de las personas con frecuencia es cuestionada desde diferentes ámbitos sociales, lo cuál no es de extrañar. Veamos por qué.

Privacidad Vs. Información
Privacidad Vs. Información

      Ambos derechos, plenamente reconocidos en nuestro Estado de Derecho, NO son sin embargo absolutos, si no que su aplicación precisa de una ponderación que garantice un equilibrio necesario en el conflicto entre la privacidad y la libertad de información. La clave de tal ponderación tal vez resida en la relevancia pública de la persona objeto de comentario, una excepcionalidad ésta que, en un sistema democrático, hace prevalecer el derecho de información por encima del derecho al honor o la privacidad de las personas.

    Pero como adelantaba, ésta “prioridad” no es absoluta ni debe hacerse valer en todo caso, si no que es necesario hallar el equilibrio que permita proteger la información y los juicios de valor necesarios para la construcción de una opinión pública libre a pesar de que éstos puedan lesionar la reputación, intimidad o imagen de las personas. Para ello, son imprescindibles determinadas exigencias a informaciones susceptibles de lesionar el honor o la intimidad como que dicha información esté legitimada por el interés general.

      Nos encontramos de nuevo con un aspecto, el interés general, cargado de subjetividad, pero que el Tribunal Constitucional trata de definir y acotar a partir de unos criterios que determinen la relevancia pública de la información es decir, criterios que permitan guiar la ponderación antes citada y que, por tanto, permitan decidir cuándo la información de mantiene dentro de lo públicamente relevante a fin de protegerla frente al derecho al honor:

  1. Necesidad de la noticia. Proteger toda información necesaria para la construcción de la noticia sobre un asunto de interés publico, obviando extremos o aspectos irrelevantes, innecesarios, o que simplemente responden a la curiosidad de la opinión publica.
  2. Naturaleza privada o pública de la persona. Éste es un criterio de gran controversia, especialmente en determinada informaciones o tipos de periodismo. En general, el derecho a la información y a la crítica se extiende en su lícito ejercicio cuando los protagonistas de la noticia son personajes públicos (personas que ejercen un cargo público, personas cuya profesión está directamente relacionada con el público o personas que habitualmente difunden aspectos de su vida privada), viendo éstos limitados sus derechos relativos a la intimidad de forma proporcional al interés público que suscitan.

Lamentablemente, a pesar de los esfuerzos por establecer una doctrina clara y eficaz, el límite entre el derecho a la información y el derecho a la intimidad continúa siendo puesto en duda con frecuencia, y es que los límites se mantienen un tanto borrosos.

2 thoughts on “Información y privacidad, ¿dónde reside el límite?”

  1. Pingback: Posicionamiento web (I): SEO y SEM | jose alfocea

  2. Pingback: Cómo proteger tus datos en Apple y Google | jose alfocea

Deja un comentario