Producción y consumo de información: “en cualquier lugar, en cualquier momento”

El papel deja paso a los píxeles
El papel deja paso a los píxeles
El papel deja paso a los píxeles

    Muchas son las transformaciones que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han provocado en la profesión periodística: cambios en las redacciones, cambios en el propio ejercicio de la profesión, cambios en las relaciones periodista-usuario, cambios de organización  empresarial, y un largo etcétera hasta habernos sumergido en la llamada Sociedad de la Información. Y todo ello sin que aún, a día de hoy, dejen de surgir nuevos retos e incertidumbres.

      Internet, su difusión a nivel mundial, trajo consigo la caída virtual de los límites geográficos y temporales. Provocó al acercamiento entre usuarios, así como entre usuarios e información. Con internet ya no importa el lugar dónde se generan las noticias, pues el acceso a ellas es mundial y casi instantáneo. Un ordenador con conexión a internet era suficiente. Sin embargo hubo dos momentos que, dentro de la revolución que supuso el nacimiento del ordenador primero, y la aparición de internet más tarde, supusieron una auténtica “revolución de la revolución”, una nueva vuelta de tuerca que consolidaba tanto el acceso como la generación de contenidos desde cualquier lugar y en cualquier momento, intensificando hasta el extremo la interconexión y el intercambio de información entre personas.

La revolución de la revolución.

      En octubre de 2007 Steve Jobs daba a conocer al mundo el que sería el primer smartphone de la Historia, el iPhone; tres años más tarde, en Marzo de 2010, nace el iPad, el primer Tablet. Ambos marcarían un tremendo punto de inflexión en lo que a dispositivos móviles se refiere.

      Tras ellos, una avalancha de dispositivos en esencia similares y con funcionalidades también mas o menos semejantes se reparten a día de hoy en cantidad de millones por todo el mundo, permitiendo el acceso a todo tipo de información, así como la creación de contenidos, desde cualquier lugar y en cualquier momento. Ésto ha vuelto a cambiar muchos aspectos del periodismo.

            Tras el peor año en la historia de la prensa[1], 2010 se presentó como el año de transición en la evolución de la prensa digital, marcado por el nacimiento del iPad. Las tabletas proporcionan un sistema diferente de lectura de noticias y contenidos en general; tal y como señala Díaz-Noci[2] el mismo año 2010, “Las tabletas permiten acceder a la información en cualquier momento y lugar, con una buena definición, la posibilidad de llevar cargada una biblioteca de medios (música, fotos, vídeos, información) o la posibilidad de acceder a ella y sobre todo disponer de multitud de aplicaciones baratas que hacen de todo. Y por supuesto con conexión wifi” (menos de un año más tarde también incluirían conexión a redes 3G, lo que ya supuso la movilidad total).

Una nueva forma de distribuir contenidos.

Acceso a la información desde dispositivos móviles
Acceso a la información desde dispositivos móviles

    Desde entonces, los diarios han tenido que asumir un sistema de distribución de sus contenidos periodísticos multiplataforma, en el que se añaden a los propios de la edición en papel y web, los adaptados para smartphones y tablets. Desde entonces, los diarios han ido presentando aplicaciones específicas para el iPad y el restos de tablets; en España, fueron pioneros los diarios El País y El Mundo. A nivel internacional, los primeros estudios sobre este tipo de aplicaciones apuntaban a que el mejor trabajo lo estaban realizando algunas revistas junto a algunas cabeceras de prensa significativas tales como Time, Newsday, Glamour, Usa Today y The New York Times[3].

            Junto a estas aplicaciones específicas desarrolladas por los diarios, han ido surgiendo una serie de aplicaciones que no provienen de éstos y que permiten la lectura y, en general, visualización de contenidos de diferentes cabeceras de prensa. Una de las más populares es Flipboard[4], una especie de revista interactiva que permite seleccionar temas, diarios e incluso se integra con las redes sociales más relevantes como son Twitter y Facebook, lo que supone un alarde de interactividad absoluta.

Flipboard, la revista a la carta
Flipboard, la revista a la carta.

La prensa individual se socializa.

      En esta nueva situación continuaba planteándose la batalla entre el “todo gratis” y la necesidad de rentabilizar los contenidos periodísticos cobrando de una u otra manera. En España, la apuesta más decidida vino de la mano del diario Elmundo.es, con un producto independiente a la web gratuita llamado Orbyt. Este producto cuenta con contenidos específicos además de la edición impresa y la hemeroteca completa del diario si bien, a diferencia del modelo de The Times, la web gratuita continua existiendo plenamente. La tendencia ha sido crear aplicaciones por grupos de información que ofrecen gran variedad de título a precios muy atractivos, basados principalmente en las suscripciones. Junto con Orbyt, destaca también Kiosko&Mas, liderado por Elpaís.com

      Desde entonces, los medios son mucho más “sociales”, lo que a su vez ha planteado algunos peligros como la problemática de qué hacer con los comentarios de los lectores, toda vez que se ha vivido, y vive, cierta obsesión por la actualización constante y el “tiempo real”. Esta obsesión por la actualización constante conduce a una preocupación por la pérdida de profundidad en el análisis e interpretación de los acontecimientos por parte de los medios digitales: “Me preocupa que internet acabe siendo el espacio de la información superficial, mimética, irrelevante, me preocupa que la cobertura del rescate de los mineros chilenos no analice el “fondo” del accidente y los especiales informativos digitales sean simples hagiografías de los héroes[5]

     Los elementos sociales son ya prioritarios para muchos medios, adquiriendo cada vez mayor relevancia en el rediseño de sus respectivas aplicaciones. Pero dentro del ámbito de “lo social”, los sitios de redes sociales son sin lugar a duda los productos estrella en los dispositivos móviles. Los internautas pasan cada vez más tiempo de navegación en estos sitios, por lo que los diarios no han tenido más remedio que intensificar ahí su presencia, especialmente es las redes más populares, Facebook y Twitter, mediante canales generales del medio, de secciones concretas y de los propios periodistas.

      Esta mayor presencia en las redes sociales se ha llevado a cabo por parte de los medios digitales con dos claros fines que Ruth Rodriguez-Martinez y Rafael Pedraza-Jimenez[6] señalan en su artículo Prensa Digital y Web 2.0:

  1. Atraer y fidelizar usuarios a nuestro dominio web. Ésto se logra mediante la creación de sitios con contenidos fácilmente accesibles y atractivos para ellos, empleando para ello herramientas como:
    1. Blogs.
    2. Canales de contenido sindicado.
    3. Foros.
    4. Chat.
    5. etc.
  2. Difundir nuestros contenidos más allá de nuestro propio sitio web. Es posible conseguir este objetivo gracias a herramientas de comunicación que nos permitan buscar y acceder a potenciales usuarios de nuestros servicios en línea. Esto supone un cambio fundamental en el proceso de comunicación web porque el papel de los proveedores de contenidos, los diarios en línea entre otros, no sólo consiste en hacer que los usuarios lleguen a su sitio sino que deben desarrollar estrategias que les permitan llevar sus contenidos hasta sus usuarios. Para lograr este segundo objetivo será muy conveniente el uso de servicios tales como:
    1. Redes sociales.
    2. Servicios para el alojamiento de contenido (multimedia).
    3. Servicios de microblogging.
    4. Servicios de bookmarking.
    5. etc.

Calidad y popularidad.

Ésto hace que la calidad y popularidad de un medio en línea no sólo dependa de sus contenidos sino de:

  1. La interacción que ofrece a sus usuarios: son importantes las herramientas que el medio facilita para que sus usuarios interactúen con los contenidos.
  2. El contexto en el que estos encuentran la información: con el fin de ampliar la difusión de sus contenidos en la Web y facilitar el acceso de los usuarios a los mismos, los diarios en línea han trasladado su información a las redes sociales más populares. De esta manera, la noticia se traslada desde un contexto puramente periodístico, como los diarios en línea, a un contexto social donde el medio actúa como un usuario más.
  3. Los formatos de comunicación utilizados: la Web 2.0 ha propiciado la aparición de multitud de servicios especializados en el alojamiento y la difusión de contenidos con un formato específico. Especial éxito han alcanzado los servicios de alojamiento de video, como Youtube , o de imágenes, como Flickr. La utilización de este tipo de servicios ofrece a los medios nuevos canales de comunicación que les acercan a sus potenciales usuarios, y les facilitan la creación de auténticas comunidades. Un buen ejemplo sería el canal de video creado en Youtube por el diario The New York Times, “The New York Times Youtube Edition“, en el que, en poco más de dos años, se alcanzaron más de 365.000 reproducciones de sus vídeos.

            Dos aspectos se alimentan uno al otro consolidando la interconexión e interactividad propia de la Sociedad de la Información: el mayor uso y presencia de dispositivos móviles alimenta el crecimiento de las redes sociales de todo tipo, al igual que ocurre a la inversa. Sirva de ejemplo el siguiente gráfico en el que podemos observar el increíble crecimiento de tablets según sexos, grupos de edad, rol familiar y situación laboral entre los años 2011 y 2012:

Incidencia de tablets según segmentos de población
Incidencia de tablets según segmentos de población

Puesto que Apple, con sus productos iPhone y iPad, no sólo ha sido pionera en la creación y difusión de dispositivos móviles, si no que además mantiene el liderazgo en su segmento, con la siguiente gráfica[7] podemos observar el incremento de ventas de estos dispositivos a nivel mundial:

Estos datos, unidos a la realidad de la gran cantidad de modelos de smartphones y tablets existentes en el mercado, nos da una idea de la importancia del acceso móvil a internet en general, y a prensa digital en particular.

(EXTRACTO ADAPTADO DE MI PFC, 2013)

La próxima semana: El periodismo (social) 2.0


NOTAS:
  • [1] GUALLAR, Javier. “Prensa digital en 2009”. Anuario ThinkEPI, 2010, v. 4, pp. 165-173.
  • [2] DÍAZ-NOCI, Javier. “Medios de comunicación en internet: algunas tendencias”. El profesional de la información, 2010, noviembre-diciembre, v. 19, n. 6, pp. 561-567.
  • [3] BATSELL, Jake, “Intrigued, but not immersedMillennial students analyze the iPad’s performance as a news platform”. International Symposium on Online Journalism, University of Texas at Austin, April 1, 2011.
  • [4] http://flipboard.com/
  • [5] DOMINGO, David, “I qui salvarà el periodisme digital?”. Escacc, 22 octubre 2010.
  • [6] RODRÍGUEZ-MARTÍNEZ, Ruth y PEDRAZA JIMÉNEZ, Rafael. Prensa digital y Web 2.0   [en línea]. “Hipertext.net”, núm. 7, 2009.
  • [7] Gráfica elaborada por la Agencia de Marketing Online & Mobile Miss Conversion con datos extraídos del sitio web oficial de Apple Inc. http://www.missconversion.es/wp-content/uploads/2012/08/grafica-mercado-iphone-ipad-mundial-2012.jpg

 

1 thought on “Producción y consumo de información: “en cualquier lugar, en cualquier momento””

  1. Pingback: Revoluciones que cambiaron la Historia | José Alfocea García

Deja un comentario