Suplantación y usurpación de identidad en “la red”.

   identity-theft

   La aparición y generalización de Internet ha supuesto grandes cambios en nuestras vidas a todos los niveles. Cambios que han resultado tremendamente positivos y han aportado nuevos retos y oportunidades tanto profesionales como personales, eliminado barreras, difundido el conocimiento, etcétera. Sin embargo, siempre existe alguien dispuesto a “colarse por la puerta de atrás” y emplear las nuevas tecnologías de forma, como mínimo, un tanto dudosa.

      Los “ciberdelitos” se han ido generalizando en los últimos años y a éste problema se suma en ocasiones la falta de reacción por parte de los legisladores, lo que a veces genera serios vacíos legales que pueden dejarnos indefensos ante determinados ataques.

      En general, podríamos decir que en la red los delitos que ocurren son similares a otros delitos que suceden en “la vida real”, pero aplicados a las características y ventajas que ofrece internet, por lo que son delitos de muy diversa índole.

     Uno de los más generalizados es el delito de suplantación y/o usurpación de identidad en redes sociales, algo que ocurre cuando otra persona se hace pasar por nosotros en internet utilizando nuestros datos personales, imágenes, es decir, derechos y facultades que emanan de la víctima y son de su uso exclusivo, apropiándose de nuestra “personalidad”, es decir, actuando en la red como si fuésemos nosotros mismos sin advertir de lo contrario.

     Pero debemos distinguir entre suplantación, que es la simple apropiación de los derechos y facultades propias de la persona suplantada, como puede ocurrir en Facebook, Twitter, Tuenti y resto de redes sociales, y el delito de usurpación de identidad que ocurre cuando el “ciberdelincuente” va un paso más allá y comienza a efectuar actos haciendo entender que actúa como si realmente fuese propietario de tales derechos y facultades que en realidad corresponden al suplantado.

     Al respecto, y sobre la posibilidad de si es o no un delito el asunto que estamos tratando, Ignacio Ruiz-Larrea Tesorero (2013) señala unas importantes aclaraciones en el blog delitosinformáticos.com:

“Es necesario hacer un inciso, y considerar la posibilidad de que la simple ocupación de una cuenta de una red social no esté considerada de suplantación de identidad y, por tanto,tampoco de usurpación de identidad, sino que la simple ocupación de la cuenta está considerada como un delito de descubrimiento y revelación de secretos regulado por el Código Penal en el artículo 197 y ss.

¿Es la suplantación de identidad un delito? En principio podría decirse que sí, aunque con un matiz, que la apropiación no se limite al nombre, sino a todas las características o datos que integran la identidad de una persona para que se configure como un auténtico delito. Es decir, para que exista delito, y relacionándolo con las redes sociales, el simple hecho de que cualquier individuo cree un perfil inventado o con datos falsos no constituiría delito ya que no abarca todas las características o datos que integran la identidad de una persona y mucho menos utiliza los derechos y acciones de la personalidad de sustituido ya que es inventado.

Y, ¿usurpar la identidad es delito? Sí, sólo que para que sea efectivo dicho delito es necesario el uso de los derechos y facultades (que sólo le corresponden al suplantado) como se ha comentado anteriormente. Por lo tanto, para que sea constitutivo de delito es necesario que el suplantador cometa acciones que únicamente el suplantado puede realizar por los derechos y facultades que a él le corresponden. Así, se comete un delito de usurpación de identidad en una red social (Facebook , Twitter, Tuenti, etc) cuando, y sólo cuando, el que suplante la identidad se represente frente al resto de usuarios de dicha red social como el verdadero titular de la cuenta al llevar acabo una serie de acciones, como escribir comentarios o subir fotografías, que lleven a deducir dicho engaño, tal y como queda regulado en el articulo 401 del Código Penal.”

     En cualquier caso, y ante cualquiera de estas situaciones, el primer paso debe ser acudir a comisaría y denunciar los hechos, tanto si podemos identificar al “usurpador” como si no.

ENLACES DE INTERÉS :

1 thought on “Suplantación y usurpación de identidad en “la red”.”

Deja un comentario