LA SOCIEDAD “ABORREGADA” Ó LA “NEOESCLAVITUD”.

      Hoy, el diario “20 minutos” en su edición de Andalucía recoge en portada que Al 14% de los andaluces con trabajo les falta formación y el 25% están mejor preparados de lo que exige su puesto. Son datos extraídos del último informe “Avance del mercado laboral”, elaborado por Analistas Financieros Internacionales (AFI) y Asempleo, que apunta hasta el 41’1% la tasa de desajuste en cualificación en España.

     No sé hasta que punto son ciertas dichas cifras, ni mucho menos  en qué grado pueden ser extrapolables al conjunto del país, pero lo cierto y verdadero es que tal situación, al margen de números, es cierta. Y si nos fijamos en las colas de desempleo, cuántos ciudadanos con la formación adecuada se encuentran en el paro a la vez que otros, no suficientemente cualificados, han tenido, al menos, la oportunidad. Pero claro, ésto no es culpa del trabajador, si no del empleador, que con esta actitud crea y refuerza una situación de desajuste en el mercado laboral que acaba haciendo infelices a todos.

      Este ambiente enlaza de forma directa con la realidad socioeconómica que estamos viviendo. Las altas esferas políticas y económicas nos están “aborregando” y transformando en los “esclavos del siglo XXI” (salvando todas las distancias): la clase media desaparece con el beneplácito, directo o indirecto, de izquierdas y derechas, a la vez que las subidas de precios e impuestos, por otro lado continuas, no hacen más que empujarnos a trabajar y trabajar sólo para “subsistir” y pagar a plazos.  Y lo peor de todo es que da la impresión de que lo están consiguiendo: los que trabajan no protestan por miedo, y los que no trabajan no son escuchados, ni mucho menos atendidos. “MIEDO”, ese es el concepto clave si no ¿por qué se prefiere contratar a los menos formados?

Deja un comentario